26 Octubre 2020 02:26
Home Internacional Alberto Fernández ganó en Argentina y enfrenta la reacción de los mercados

Alberto Fernández ganó en Argentina y enfrenta la reacción de los mercados

El peronista de centroizquierda Alberto Fernández debe enfrentar a partir de este lunes la reacción de los mercados a su triunfo en las presidenciales de Argentina, en medio de la recesión y bajo turbulencias financieras.

“Los tiempos que vienen no son fáciles”, dijo Fernández a sus seguidores, al anunciar que se encontrará a primera hora del lunes con el mandatario liberal Mauricio Macri en la sede presidencial.

“Me reuniré con él y empezaremos a hablar del tiempo que queda. Por supuesto, vamos a colaborar en todo lo que podamos porque lo que nos interesa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas”, aseguró Fernández, muy crítico con la política económica de apertura de Macri.

Fernández, un abogado de 60 años que postuló en fórmula con la expresidenta Cristina Fernández, ganó con el 48% de los votos la elección presidencial del domingo frente a Macri (40,45%).

Su triunfo ocurre cuando América Latina se encuentra en ebullición, con protestas en Chile, Bolivia y Ecuador.

Fernández recibió mensajes de felicitación de los gobiernos de México, Bolivia, Cuba, El Salvador y Venezuela.

El recién reelecto presidente boliviano, Evo Morales, celebró “el voto del pueblo en una fiesta democrática que revive la esperanza por mejores días en ese país”.

Ante una multitud que celebró su victoria la noche del domingo, Fernández reclamó a su vez por la libertad del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, quien también festejó el resultado argentino en un mensaje desde la cárcel.

RECESIÓN, INFLACIÓN Y POBREZA

El nuevo presidente asumirá en medio de una recesión económica, con una inflación alta (37,7% hasta septiembre) y un aumento de la pobreza (35,4%).

Falta por ver cómo reaccionarán los mercados, muy agitados en las últimas semanas, en las que se ha disparado el índice de riesgo país y ha caído el peso argentino.

En medio del nerviosismo, el viernes el peso se depreció 5,86%, pese a que rige un control de cambio y a la intervención del Banco Central que ese día perdió 1.755 millones de dólares de sus reservas internacionales.

Desde las elecciones primarias del 11 de agosto, en las que Fernández consiguió el 49% de los sufragios y Macri el 33%, hubo retiros de las cuentas en dólares por más de 12.000 millones.

Las reservas internacionales de Argentina se encuentran en 43.503 millones de dólares. La deuda alcanza los 315.000 millones de dólares, casi el 100% del Producto Interno Bruto (PIB), según las agencias calificadoras de riesgo.

En 2018 Argentina obtuvo un auxilio por 57.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un severo ajuste fiscal.

Hasta ahora el país ha recibido 44.000 millones de dólares de ese préstamo, pero el organismo se ha mantenido a la espera de los resultados electorales antes de hacer el siguiente desembolso por 5.400 millones de dólares, que estaba previsto para septiembre.

“SEÑAL DE TRANQUILIDAD”

Para el analista político Raúl Aragón, “es muy importante que inmediatamente den una señal de tranquilidad a los mercados y a la sociedad”.

“Esto lo van a tener que hacer en conjunto, van a tener que tomar medidas juntos. El que las toma es el presidente Macri, porque conserva la autoridad para hacerlo, pero Alberto Fernández va a tener que decir que está de acuerdo”, opinó.

Fernández se encuentra bajo presión para tomar medidas que alivien a los argentinos, muy golpeados por la alta inflación.

Cristina Fernández, que durante su gobierno aplicó políticas proteccionistas y mantuvo un control cambiario, pidió a Macri el domingo por la noche que “por favor hasta el 10 de diciembre tome todas las medidas para aligerar la situación dramática que están viviendo las finanzas del país”.

“Es su responsabilidad”, enfatizó en su discurso de victoria.

ACUERDO NACIONAL

Alberto Fernández no ha sido explícito hasta ahora sobre las medidas que piensa aplicar cuando asuma.

En campaña electoral, pidió una tregua de 180 días a los sindicatos y a los movimientos sociales mientras despega la industria.

“Tiene que hacer un acuerdo político muy amplio, pero no solo político sino social y económico. Es una de las primeras tareas que tiene por delante”, señaló Aragón, al destacar que ya ha tenido acercamientos con industriales y acreedores.

“Hay un principio de acuerdo porque de alguna manera todos nos damos cuenta de que la situación es sumamente grave”, añadió.
- Anuncio -
60,798FansLike
7,030SeguidoresSeguir
337,280SeguidoresSeguir

Lo Más Leído