Anestesistas en alerta por falta de stock de medicamentos para ventilación

La Sociedad de Anestesiología alertó que el stock de fármacos que permite la intubación de pacientes conectados a ventilación mecánica se encuentra comprometido a raíz de la emergencia. "Las dosis son altas y tenemos un gran número de pacientes que necesitan", dijo la vicepresidenta Verónica Varas.

2012

La Sociedad de Anestesiología de Chile alertó que el stock de insumos y fármacos que permite la intubación de pacientes conectados a ventilación mecánica se encuentra comprometido a raíz de la emergencia por el Covid-19.

“Para la ventilación mecánica usamos por un lado sedantes y por otro lado relajantes neuromusculares“, explicó la doctora Verónica Varas, vicepresidenta de la Sociedad de Anestesiología de Chile.

“Los relajantes son el medicamento que más necesitamos para que el paciente logre una buena adaptación al ventilador mecánico y, como no puedes tener un paciente que esté relajado, o sea que no pueda moverse y consciente, además hay que sedarlo”, añadió.

Según Varas, la cantidad de personas que se encuentran en ventilación mecánica explica el fuerte aumento de la demanda de estas drogas. “Obviamente, las dosis que se usan de medicamentos son altas y tenemos un gran número de pacientes que necesitan. En este momento hay 1.500 pacientes aproximadamente en ventilación mecánica, por lo tanto se necesitan muchas drogas y eso ha hecho una demanda inusitada de estos medicamentos y obviamente no estaba el stock suficiente para una demanda tan alta”, dijo.

La vicepresidenta de la entidad aseguró que estas drogas se pueden reemplazar, pero advirtió en la necesidad de reponer el stock lo más pronto posible.

“Son drogas que no son excesivamente caras, pero sí son absolutamente necesarias. Lo bueno es que puedes usar una u otra. Para sedar podemos usar un tipo de medicamento y puede ser reemplazado por otro, con algunas condiciones medianamente similares. Y el relajante neuromuscular tenemos cuatro. Ahora en Cenabast había escasez de uno -todavía quedaban algunas dosis-, pero ese se va a reemplazar por otro que nos sirve de momento”, planteó.

Consultada sobre posibles efectos adversos en la sustitución de estas drogas, Varas señaló que no hay repercusión “salvo que el paciente tenga alguna alergia”.

“Sí hay diferencias entre uno y otro, obviamente que uno en general prefiere en ciertas situaciones un medicamento, en ciertas otro. Pero ahora se nos acabó uno, que es el cisatracurio, se reemplazó por otro que es el rocuronio, sin mayor diferencia”, argumentó.

“El Ministerio (de Salud) está al tanto y me imagino que están haciendo todo lo que es posible porque no nos falten insumos. Ciertamente hasta ahora no nos han faltado, pero sé que en la reposición de los medicamentos ha sido un poco más dificultosa”, concluyó.