La Nación

Inicio » Opinin

  Chile y la cooperación internacional en salud

  Gracias a este esfuerzo, Unitaid no sólo ha logrado ampliar el acceso a drogas salvadoras y de alto costo por vías directas, sino que dada su peculiar estrategia, ha logrado impactar en el mercado de tales insumos.

Martes 17 de noviembre de 2009| por Fernando Muoz Porras, ex subsecretario de Salud Misin Permanente de Chile en Ginebra

A partir del avance de Chile en su examen de ingreso a la OCDE, esfuerzo que parece próximo a ser exitoso, hemos comenzado a conversar acerca del significado de esta verdadera "patente" de país desarrollado que esperamos alcanzar ingresando al exclusivo club con sede en París. Por razones obvias, nos preocupamos más de las ventajas de acceder a niveles de desarrollo superiores y a ser reconocidos como tales que de las responsabilidades que ello entraña para un país emergente, obligado a mantener y a reforzar sus lazos con quienes compartimos una historia común y, por otra, a cumplir estándares cada vez más exigentes y coherentes con la calidad de las instituciones, los marcos regulatorios y el nivel de vida propio de una sociedad desarrollada.

Entre las responsabilidades que deberemos cumplir crecientemente está aquella que nos permitirá convivir con ambos mundos, el del desarrollo y el del camino hacia el mismo, que no es otra que la de cooperar con los países más desfavorecidos, transmitiendo nuestra experiencia con generosidad y dedicando recursos a esta tarea ineludible.

Chile ha iniciado ese camino participando activamente de las iniciativas mundiales dirigidas a aportar más recursos a la cooperación internacional y a diversificar las fuentes de los mismos. Desde la Cumbre de Monterrey, pasando por la Conferencia de Doha y la Iniciativa Contra el Hambre y la Pobreza, hasta llegar al Grupo Piloto sobre Contribuciones Solidarias para el Desarrollo, iniciativa conformada en la actualidad por más de 60 países y cuya presidencia asumirá Chile a partir de la próxima Asamblea General de la ONU, hemos sido coherentes con el discurso solidario que debe caracterizar a las naciones desarrolladas y, en particular, a las que recién son reconocidas como tales.

Hoy, y desde hace ya tres años, Chile junto con Brasil, Noruega, Francia y Reino Unido, forma parte del directorio de la iniciativa Unitaid, a la que hoy se han sumado 35 países de disímiles niveles de desarrollo. Unitaid administra recursos por más de mil millones de dólares, que se dirigen a la adquisición de drogas contra el sida, la tuberculosis y la malaria, que benefician hoy a más de 90 países del mundo.

Los viajeros aéreos que hoy adquieren pasajes en Chile, aportan a esta tarea a través de una modesta mayor tasa de embarque, de acuerdo con la legislación aprobada por el Congreso Nacional. Si bien el aporte chileno a Unitaid es comparativamente pequeño respecto al de las economías que nos acompañan en la tarea (4 millones de dólares anuales contra 150 de Francia, por ejemplo), representa el primer aporte sostenido a la salud del mundo en desarrollo del que participa nuestro país.

Gracias a este esfuerzo, Unitaid no sólo ha logrado ampliar el acceso a drogas salvadoras y de alto costo por vías directas, sino que, dada su peculiar estrategia, ha logrado impactar positivamente en el mercado de tales insumos, por la vía de asegurar demandas anticipadas de drogas o presentaciones de las mismas, negociar precios de materia prima directamente o posibilitar el ingreso al mercado de drogas genéricas avanzando por primera vez en el mecanismo de los "pool de patentes" en este sector de la producción.

Unitaid constituye un avance innovador reconocido hoy por su aporte en la arena de la cooperación internacional. Podrá ser seguido por otros esfuerzos, en otras áreas prioritarias del avance hacia los objetivos del milenio de salud, como la de salud materna e infantil, por ejemplo, área en que lo hemos hecho bien internamente y en la cual nuestra Presidenta ocupa un lugar de liderazgo internacional reconocido.

Así, con ingenio y buscando formas de allegar recursos a esta tarea que sean coherentes con la búsqueda de mayor equidad en la distribución de la riqueza en nuestra sociedad, podremos ser coherentes con las responsabilidades que entraña el acceso al desarrollo.

La Nación

Serrano 14, Oficina 601-603, Santiago
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.