La Nación

Inicio » Tecnología

  Cómo esconder su vida de los intrusos en internet

  Están los que utilizan Facebook o Twitter para darse a conocer por internet, pero otros se escudan en el anonimato usando sobrenombres o borrando huellas. Conozca los datos para navegar protegido.

Miércoles 12 de enero de 2011| por Julin Ferraro

Nunca falta el comentario desatinado o la foto comprometedora que se publican en redes sociales. La mayoría de las veces, todo termina en risas, pero también pueden crucificar la reputación de una persona. Peor aún, cualquiera con un nombre y un rostro puede ser rastreado en internet, y los malos usos de esta información están limitados a la imaginación del atacante.

PRIVACIDAD

"La protección de los datos personales está vinculada al derecho a la privacidad", explica el abogado Cristián Cortés Poo, secretario de la Universidad Mayor, quien agrega que "la protección a la vida privada y de los datos personales está consagrada en la Constitución Política (art 19 N° 4). Además, la protección de los datos personales encuentra su desarrollo legislativo en la Ley N° 19.628".

No es solo un derecho, también significa escapar de numerosos riesgos. "La privacidad siempre ha sido importante para evitar revelar información crítica", informa Nicolás Boettcher, académico y jefe de laboratorios de la Universidad Diego Portales. "Si te vas de viaje, ¿pondrías un cartel gigante que diga 'estoy de vacaciones'? Por internet, la gente sí lo hace".

Como una bola de nieve, los atacantes pueden recopilar nuestros datos. "Uno podría averiguar en un foro o red social el nombre o teléfono. Con páginas como blancas.cl se obtiene la dirección. Junto al nombre, probablemente se consiga el rut, y con él se puede saber si tiene cuenta en servicios online, porque muchos lo utilizan como nombre de usuario", explica el experto.

Ahí es donde se empieza a aplicar lo que se llama "ingeniería social", en la que los atacantes se hacen pasar por ejecutivos de una empresa, técnicos o amigos para pedir nuestros datos.

Por ello, es importante saber que usted tiene la facultad de negarse a dar sus datos personales. "Ellos solamente pueden ser exigidos por autoridades públicas dentro del ámbito de su competencia", instruye Cristián. Esto significa que un particular no puede exigirnos obligatoriamente datos de carácter personal, aún cuando hayamos entregado la autorización para hacer uso de estos, ya que el usuario "podrá revocar dicha autorización por escrito, sin efecto retroactivo y en cualquier momento, en conformidad a la ley 19.628".

RESGUARDANDO LA IDENTIDAD

Una de las técnicas más utilizadas para pasar desapercibido es utilizar "nicknames" (sobrenombres) cada vez que se registra en un sitio, comenta o distribuye contenidos. Esto permite compartir a través de la red sin que se conozca nuestro nombre.

"Si uno se mantiene anónimo, es mucho más difícil que se recopile información del usuario, la cual en muchos casos en vendida a terceros", advierte Nicolás. "Utilizar el mismo nickname en varios sitios no es recomendado, ya que igual se podrá sacar estadísticas sobre ese nickname, que se podría asociar al nombre de una persona".

Este anonimato no está reñido con la ley. "Los seudónimos no son ilícitos. Lo que no implica que no se pueda perseguir a quien comete un ilícito para descubrir su identidad y sancionarlo". Pero aún quienes utilizan el anonimato para fines ilegales no reciben sanciones añadidas por ello, ya que "es parte natural de un delito".

Ojo, que el nickname por lo común está ligado a una cuenta de correo, por lo que se recomienda tener una o varias direcciones diferentes a las que usamos en nuestra actividad profesional. También existe la opción de usar servicios como MeltMail, lo que nos permite crear una cuenta de correo temporal a través de la cual podemos recibir correos. La cuenta es destruida en un tiempo definido por el usuario, y con esto evitamos el spam o que nos rastreen.

NO ESTOY AQUÍ

Uno de los métodos de privacidad preferidos por los internautas es el uso de un proxy de red, método que consiste en cambiar el número de identificación de nuestro computador para dificultar ser rastreado. Este método se utiliza para navegar por la red con una mayor privacidad, e incluso mejorar la calidad de la navegación.

Se puede comprar un servicio de proxy o buscar uno gratuito. La mayoría de los programas que se conectan a la red (buscadores, gestores de chats o de descargas, entre otros) permiten configurar el proxy. Basta con colocar los datos que provee el proxy que vamos a ocupar.

Otra forma es acceder a un buscador que tenga servicio de proxy, como Ixquick, que a diferencia de Google no guarda los datos personales de los usuarios (los que se pueden ver en el Dashboard). Cada vez que se realiza una búsqueda, Ixquick ofrece la opción de proxy en el listado de sitios, lo que nos permitirá navegar usando el proxy del buscador.

Uno de los métodos más usados en distintos tipos de sistema operativo es Tor, que puede ser utilizado en conjunción con exploradores como Firefox o Chrome, e incluso con gestores de chat o de descargas P2P.

Su instalación es muy sencilla, ya que consiste en descargar el programa en su versión "Bundle" y ejecutarlo desde Vidalia, una ventana gráfica que permite su funcionamiento con un par de clicks. Luego se puede instalar un añadido al programa que vamos a usar para conectarnos. Ejemplos para Firefox son Torbutton o Foxyproxy para Firefox. Para verificar si estamos navegando anónimamente entramos en esta página.

Esto no siempre se ocupa para fines legítimos. También se usa para engañar a los sitios de descargas, realizar actividades ilegales sin ser descubierto o acceder a páginas bloqueadas por la empresa o institución en la que se está. "Varios ataques se realizan a través de un proxy para que el atacado piense que el proxy es el atacante, ya que su IP será la que aparece como atacante", explica Nicolás Boettcher.

Para encontrar al atacante habría que auditar al proxy. Esto presenta la enorme dificultad de que, por lo general, se encuentran en jurisdicciones extranjeras.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.