18 Octubre 2021 17:18
Home Columnistas Crisis migratoria: el tiempo de actuar es hoy

Crisis migratoria: el tiempo de actuar es hoy

Las familias venezolanas desalojadas en Iquique, que luego sufren la agresión y humillación por parte de otros ciudadanos, es la expresión más brutal de políticas públicas que no han podido hacerse cargo adecuadamente de una realidad que seguirá tocando las fronteras de nuestro país: la migración. Y ésta también es un derecho humano.

Consuelo Contreras, fundadora y directora ejecutiva de Corporación Opción.

La quema de las pocas pertenencias de migrantes en situación de calle nos obliga a hacer una reflexión más profunda. ¿Qué ha provocado que algunos sientan el derecho a humillar a otros de esa manera?, ¿qué rol tiene el Estado en esto? Las preguntas son muchas, pero todas sus respuestas debieran tener como base la dignidad de las personas, un derecho humano irrenunciable, respecto del cual el Estado tiene el deber de establecer garantías efectivas para su ejercicio y protección.

La crisis humanitaria que vive América Latina por el desplazamiento forzado de millones de personas desde sus países de origen -principalmente de Venezuela, Haití, Colombia, entre otros- ha demostrado que todos los actores han fallado. Tanto los Estados, como los organismos internacionales de protección de derechos humanos, no han podido dar una respuesta articulada a una necesidad imperiosa, que es la sobrevivencia de todas las personas que han tenido que salir a buscar condiciones mejores para una vida digna.

Las familias venezolanas desalojadas en Iquique, que luego sufren la agresión y humillación por parte de otros ciudadanos, es la expresión más brutal de políticas públicas que no han podido hacerse cargo adecuadamente de una realidad que seguirá tocando las fronteras de nuestro país: la migración. Y ésta también es un derecho humano.

Todos los días, niños y niñas atraviesan la región, solos o con sus familias, en busca de un porvenir que sus países les han privado. Nuestra respuesta, no puede ser una hoguera que queme sus sueños como quemaron sus juguetes, ropas y pertenencias de cobijo. La urgencia de abordar esta crisis, de acuerdo a estándares de derecho humanos, es real. El riesgo de continuar abordando el conflicto desde una visión persecutora y criminal, es seguir permitiendo la instalación de expresiones xenófobas y racistas, que solo degradan nuestra convivencia social y nos alejan de un piso mínimo de humanidad indispensable para la vida. El tiempo de actuar es hoy.

Consuelo Contreras, fundadora y directora ejecutiva de Corporación Opción.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído