Viernes, 25 julio 2014 | 09:46 » UF$ 24.057,62 US$ 563,30 €$ 757,68

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Tecnología » Inventos

Drones: las letales armas a control remoto y no tripuladas

Drones: las letales armas a control remoto y no tripuladas

Son difíciles de detectar, mortíferos y baratos de construir. A pesar de la dudosa legalidad de asesinar sin juicio a sospechosos de terrorismo y talibanes, el mercado de los drones se está incrementando alrededor del mundo. Mientras Israel y China entran al mercado ¿estamos a punto de ver una nueva carrera armamentística?

Martes 25 de octubre de 2011| por Andreas Lorenz, Juliane von Mittelstaedt y Gregor Peter Schmitz - crédito fotografía: crystalinks.com

Artículo sindicado desde nuestro medio asociado RDO_icono

Tanques de plástico y modelos en miniatura de cazas de combate se exhiben en la oficina de Steven Zaloga, mientras sus estanterías rebosan con libros sobre la historia de la guerra. La guerra es el área de experticia de Zaloga, pero, más que eso, es su negocio.

Durante 36 años, este historiador ha analizado las tendencias mundiales en materia de armamentos. Trabaja actualmente para el Teal Group, una renombrada firma consultora en defensa  de Farfaix, Virginia, un suburbio de Washington.

Él sabe que el futuro pertenece a los “drones”, esas aeronaves no tripuladas y manejadas a control remoto (UAV), equipadas con sensibles aparatos electrónicos de reconocimiento y poderosas armas de precisión. Los drones brindan el tipo de sistema armamentístico que siempre han deseado los estrategos: permiten que una fuerza militar ejerza su poder minimizando sus riesgos, y ejecutar ataques precisos y mortales sin poner en peligro a sus propios soldados.

El hecho adicional de que los drones sean comparativamente baratos los ha convertido en favoritos de Estados Unidos, país que ha utilizado drones para ejecutar a más de 2.300 personas. La mayoría de estos ataques se han llevado a cabo como parte de la cacería de miembros del Talibán que se esconden en Pakistán a lo largo de la frontera con Afganistán, y entre los muertos figura el miembro de Al-Qaeda nacido en Estados Unidos Anwar al-Awlaki, ejecutado por una de las armas a control remoto sin haber sido primero condenado por un tribunal.

U$94 MIL MILLONES

Zaloga muestra cifras del presupuesto del Pentágono. En 2002, los militares estadounidenses gastaron alrededor de 550 millones de dólares en drones. En 2011, la cifra estaba cerca de los 5 mil millones. Zaloga cree que “el Medio Oriente se convertirá en un mercado importante para los drones. Omán, Arabia Saudita, Egipto. Y luego, por supuesto, Asia: Malasia, India, Australia. Y Europa: Turquía, Italia, Polonia, por ejemplo”. El analista estima que las ventas globales de drones en la próxima década llegarán a 94 mil millones de dólares.

Hasta ahora, Estados Unidos ha limitado las exportaciones de esta tecnología futurista. Pero la tecnología “no puede ser controlada fácilmente”, dice el consultor David Deptula, quien hasta hace poco fue el general de la fuerza aérea a cargo del programa drone.

APETITO INSACIABLE

Estados Unidos está ejecutando ataques con drones cada vez con mayor frecuencia. El vicepresidente Joe Biden, especialmente, ha sido un efectivo promotor de las armas. El premio Nóbel de la paz Barack Obama ahora envía drones equipados con misiles en promedio una vez cada cuatro días, mientras que su antecesor George W. Bush lo hizo solamente una vez cada 47 días.

La flota estadounidense tiene ahora 230 drones. La fuerza aérea entrena a más pilotos para operaciones con drones que para cazas de combate y el mes pasado reconoció la existencia de bases de drones previamente secretas en Etiopía, las Seychelles y Djibouti.

Un informe de Naciones Unidas enumera a más de 40 países que han comprado aeronaves a control remoto, aunque la mayoría de estas se utilizan para reconocimiento aéreo, que es el propósito original con que se diseñaron los drones. Hasta ahora, los únicos países que han llevado ataques con drones son, aparte de Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña.

El clásico estadounidense por el momento sigue siendo el “Predator”, un drone probado en las montañas de Afganistán y Pakistán, capaz de mantenerse en el aire por 36 horas y de atacar a sus blancos con misiles de precisión “Hellfire”.

Pero el Predator está en su fase final. Los fabricantes trabajan en su sucesor: “Avenger”.

El “Reaper”, otro drone de ataque, es también una versión mejorada del Predator. Junto a los drones de ataque, Estados Unidos produce sofisticados drones de vigilancia, como el enorme “RQ-170 Sentinel”, conocido también como la “Bestia de Kandahar”. Este modelo fue utilizado antes de la ejecución de Osama Bin Laden para vigilar su escondite, desde elevadas alturas y sin ser detectado por ningún sistema de radar.

ALGORITMOS

Uno de los fabricantes más experimentados de la tecnología es Israel. “Sonría cuando mire al cielo”, dice Avi Bleser. “Siempre hay alguien vigilando”. Bleser es el director de marketing y ventas de Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI). El mayor cliente de IAI es el propio Israel, un país que tiene más drones en el cielo que cualquier otro del mundo.

Israel es el segundo mayor exportador de estos aparatos, después de Estados Unidos. La gama que ofrece IAI es amplia: desde micro-drones como el “Mosquito”, que pesa sólo 250 gramos, hasta el “Ojo de Ave”, que dos soldados podrían transportar en sus espaldas, y el “Pantera”, transportado por tanques y capaz de volar hasta 60 kilómetros tras las líneas enemigas y transmitir imágenes en vivo.

Pero su producto más importante es el “Heron”. Su última versión, el “Heron-TP”, pesa cinco toneladas métricas y puede llevar armas.

LOS CHINOS

Beijing también está trabajando agresivamente para entrar al negocio global de estos asesinos silenciosos, publicitando con orgullo sus propios drones, con nombres como “Dragón Elevado” y “Espada Oscura”.

Los fabricantes chinos de armas presentaron el año pasado 25 nuevos modelos de vehículos aéreos no tripulados en la Feria Aérea de Zhuhai, la más importante de Asia.

Algunos parecen raros: por ejemplo, un drone del tamaño de un pato que vuela agitando sus alas. Otros, sin embargo, causaron una peligrosa primera impresión, como el “WJ-600”, que puede disparar misiles y ajustar sus alas para adaptarse a las condiciones de vuelo.

ADICTOS A LOS DRONES

El experto estadounidense en terrorismo Peter Bergen ha calculado que los drones matan en Pakistán siete veces más seguidores de bajo nivel que terroristas top. Según estimaciones, 20% de los muertos son civiles, pese a la precisión de los controles remotos.

Sin embargo, para Obama los drones son las armas milagrosas que le permitirán abrirse paso a bombazos hacia la victoria en la “Guerra contra el Terrorismo”.

Convenciones internacionales claras ayudarían a regular el uso de drones, pero la administración Obama se refugia en lineamientos legales establecidos por George W. Bush que dicen que los responsables de ataques terroristas pueden ser perseguidos en todas partes, en todas las formas, derivando el Presidente el derecho a utilizar drones de la obligación de autodefensa.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

La Nación

Serrano 14, Oficina 601-603, Santiago
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.