Lunes, 22 diciembre 2014 | 12:33 » UF$ 24.627,10 US$ 612,55 €$ 746,89

»BUSCAR »

Triunfo facebook triunfo.cl twitter triunfo.cl nacion.cl Avisos Legales border=

Inicio » Deportes » La Roja » Selección Adulta

Fernando Riera, el gran artífice del tercer lugar

Fernando Riera, el gran artífice del tercer lugar

El prestigioso DT tomó a un grupo lleno de talento y supo someterlo al rigor necesario para que Chile no sólo disfrutara del ambiente del Mundial sino también de su equipo.

Martes 29 de mayo de 2012 | por Yanni Eduardo Torres - Foto: Archivo La Nación

Después de años de campaña liderada por el timonel del fútbol chileno de ese entonces, Carlos Dittborn, la FIFA decidió en 1956 entregarle a nuestro país la organización de la séptima cita orbital.

La Copa Jules Rimet, que llevaba nombre del primer timonel del máximo organismo del balompié mundial, llegaría seis años más tarde a territorio nacional. En ese período no sólo había que preparar la infraestructura necesaria para el torneo sino también formar un equipo que pudiera tener una actuación destacada en su condición de anfitrión.

No hubo duda. El técnico Fernando Riera Bauzá era la persona indicada para tomar los destinos de la Roja.  El “Tata”, como era conocido, tomaba el control de la escuadra criolla en 1957 tras un paso de tres temporadas en el Os Belenenses de Portugal.

Y si bien su carrera como estratega no era extensa, su experiencia en Europa sí lo era debido a que como jugador –fue un destacado puntero- jugó en Francia y fue miembro de la Selección chilena que participó del Mundial de Brasil 1950.

Con el tiempo, su carrera como DT sería engrosada no sólo con el tercer lugar obtenido en el Mundial de 1962 sino también porque fue finalista de la ahora Champions League comandando los destinos del Benfica del mítico Eusebio. Eso ocurrió en 1963 cuando el conjunto luso se inclinó ante el Milan por 2-1 en el estadio de Wembley.

EL ROCE INTERNACIONAL

Imagen foto_00000001El adiestrador entendió rápidamente que tenía el talento para realizar un desempeño destacado en la Copa del Mundo, pero también se dio cuenta que era necesario que sus pupilos tomaran un roce internacional ante equipos de una envergadura física mayor a la que poseían los valores de la Roja.

El técnico asumió que la tarea no sería sencilla que las críticas no tardarían en llegar por los escasos resultados. Es que Chile comenzó una serie de giras por el viejo continente, contra selecciones y equipos de alcurnia, y las expresivas goleadas en contra no tardaron en proliferar.

Abultadas cifras que provocaban que el largo proceso de cinco años fuera duramente cuestionado. Pero esa decisión le empezó a rendir sus frutos en el tiempo al “Tata” y, finalmente, eso lo pudo plasmar en el debut mundialista del 30 de mayo cuando nuestro país se supo sobreponer cerrojo suizo para imponerse por 3-1 en el Estadio Nacional.

LA DISCIPLINA DEL “TATA”

Riera, quien nació el 27 de junio de 1920 bajo el alero de padres españoles, sabía que el talento y la experiencia de su plantel muchas veces chocaban con el poco profesionalismo que por esos tiempos acompañaban al futbolista nacional.

Por eso, el estratego implementó una fuerte disciplina para su plantel y así evitar las distracciones propias que generaba el entorno de la cita orbital.

E incluso, el estratego no dudó en dejar afuera del plantel mundialista a una de las máximas figuras del fútbol nacional, el volante Enrique “Cua Cua” Hormazábal, por no someterse a la disciplina que Riera pretendía en el combinado.

De esta manera, el adiestrador dio un golpe de timón y dejó que en el plantel no existían “intocables” y que su palabra sería la única que imperaría en la concentración que realizaban en la casona de avenida Colón con Hernando de Magallanes.

Eso fue creando un espíritu de equipo que le permitió a Chile ir sorteando las vallas en el certamen hasta conseguir el tercer lugar del certamen tras vencer por la mínima a Yugoeslavia en el recinto ñuñoíno.

Una comunión de un equipo que traspasó fronteras y que, hasta el día de hoy, les permite a todos los que aún están con vida reunirse cada cierto tiempo a recordar la máxima proeza del fútbol chileno.

EL ADIÓS DEL “PROFE”

A pesar de la seriedad de Fernando Riera, todos sus pupilos de esa inolvidable Selección recuerdan con cariño al técnico más destacado que ha tenido Chile. Todos destacan que el “Tata” siempre buscó reivindicar y profesionalizar el balompié nacional.

Por eso, cuando Riera –que sufría de alzheimer- dejó de existir el 23 de septiembre de 2010 a los 90 años producto de un paro cardíaco, las muestras de dolor de multiplicaron no sólo entre sus ex dirigidos sino todo el ambiente futbolístico nacional e internacional.

Es que el “Tata” dejó una gran escuela sobre pastos nacionales e incluso en la actualidad dos de sus fieles seguidores son el adiestrador del Málaga de España, Manuel Pellegrini, y el de Santiago Wanderers, Arturo Salah, quienes incluso pidieron que, aprovechando la conmemoración de los 50 años del Mundial en suelo chileno, la actual calle Campos de Deportes sea bautizada como Fernando Riera Bauzá.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.