Viernes, 19 diciembre 2014 | 06:18 » UF$ 24.627,10 US$ 614,16 €$ 754,88

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Vida y Estilo » Sociedad

“Feromona Party”: donde se elige la pareja por el olor

“Feromona Party”: donde se elige la pareja por el olor

El olor tiene igualmente su importancia: se respira bien a alguien o nos repele en la nariz. Por eso, preguntarán ustedes, ¿por qué no organizar encuentros entre personas solteras que se basen únicamente en su compatibilidad química?

Sábado 21 de abril de 2012| por FOTOS: ESTEBAN GARAY

Artículo sindicado desde nuestro medio asociado RDO_icono

Las feromonas son sustancias químicas emitidas por la mayoría de los animales, que transmiten a miembros de la misma especie informaciones cruciales. Su rol exacto sigue estando sujeto a controversia en los seres humanos, pero podrían desempeñar un papel en la atracción sexual.

modus operandi

Es precisamente lo que se dijo una artista estadounidense, Judith Prays, de 25 años de edad. “La primera vez que salí con alguien por razones puramente físicas fue increíble”, explica ella al diario online The Daily.

“Quedé totalmente penetrada por su olor, incluso cuando se me hacía objetivamente repugnante. Entonces me pregunté: ¿y si las personas se pudiesen elegir por su olor?” Había nacido el concepto seudo-científico del “Feromona party”. Hace dos años, Judith Prays organizó su primera velada en Nueva York.

A comienzos de abril, fue el turno de Los Ángeles para conocer los placeres de oler poleras sucias. El fenómeno fue informado por varios medios estadounidenses, entre ellos la revista Time.  

El modus operandi es simple, basta con seguir las instrucciones: duerma con una polera de algodón blanco, limpia, durante 3 noches para capturar la impronta de las feromonas. Luego, póngala a refrigerar en una bolsa plástica.

Venga a la fiesta con su bolsa. Será numerada, marcada con una etiqueta (azul para los hombres, rosa para las mujeres) y situada en una mesa junto a otras. Los invitados pueden entonces sentir a voluntad las diferentes bolsas a lo largo de la jornada. 

El hombre o la mujer de su vida en encuentra quizás allí adentro. Cuando un invitado cree haber encontrado su felicidad olfativa, se hace inmortalizar con la bolsa de su elección por el fotógrafo oficial. Las fotos se proyectan en diapositivas sobre un muro durante la velada. Y es entonces cuando se forman, o no se forman, las parejas…

Consejos prácticos

El sitio oficial de “Pheromone party” entrega por lo demás algunos consejos de buen sentido si usted desea optimizar el efecto arrasador de su polera usada bajo las narices de sus suspirantes:

1.- Limite su consumo de especias, de ajo y de cebolla durante la fase de captura;

2.- No dude en lavarse, pero evite los productos odoríferos;

3.- No se rasure las axilas;

4.- No tenga una relación íntima mientras lleve puesta su polera;

5.- Ponga la polera en el refrigerador al despertarse. Déjela que recupere calor antes de volver a ponérsela. Y devuélvala al refrigerador hasta antes de la fiesta.

feromonas: ¿un mito?

Los mecanismos de detección y de acción de las feromonas en el ser humano no han podido todavía ser demostrados científicamente. Los investigadores siguen interrogándose sobre las capacidades de los olores naturales del cuerpo para vehicular un contenido informativo y estimular respuestas reflejas.

“Es la existencia de las famosas feromonas humanas lo que está aquí en juego: ¿existirán agentes olfativos de atracción o de seducción universal?”, se interroga el diario del CNRS francés en un artículo titulado “Phéromones humaines: un mythe?” (“Feromonas humanas: ¿un mito?”).

Por de pronto, los olores naturales y las feromonas no se confunden. Los primeros son químicamente complejos y variables de un individuo a otro: “contienen informaciones sobre la identidad, el estado fisiológico o emocional”, explica el CNRS.

Las segundas están constituidas por un compuesto único y común a una especie, e inducen “comportamientos automáticos y estereotipados”. No obstante, las feromonas humanas podrían ser directamente detectadas por el sistema olfativo.

“Queda entonces por saber cómo y para qué efectos”, subraya el CRNS. En el transcurso de un célebre estudio en 1995 se le pidió a un panel de mujeres que eligieran de entre camisetas impregnadas con sudor la que más les gustaba. Seleccionaron aquellas que habían sido usadas por hombres cuyo sistema inmunológico era el más diferente al de ellas.

Las conclusiones de ese estudio sugieren que “los seres humanos parecen provistos de un sentido innato basado en el olfato que permite evitar acoplarse con individuos demasiado semejantes”, resume Slate. Si el olfato es un sentido primitivo del comportamiento humano, la acción precisa de las feromonas sigue siendo entonces un misterio.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.