17 Septiembre 2021 22:54
Home Internacional Izquierda y derecha en duelo codo a codo para balotaje en Ecuador

Izquierda y derecha en duelo codo a codo para balotaje en Ecuador

Andrés Arauz y Guillermo Lasso pelean por suceder a Lenín Moreno, que, tras cuatro años de presidencia, entregará el poder el 24 de mayo.

El izquierdista Andrés Arauz y el derechista Guillermo Lasso sostienen una pelea codo a codo a una semana del balotaje presidencial en Ecuador, donde la gran masa social del partido indígena, desmarcado de ambos candidatos, es clave en la definición de las elecciones.

Arauz, delfín del exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), y Lasso, un exbanquero conservador y acérrimo opositor del exgobernante, pelean por suceder a Lenín Moreno, que, tras cuatro años de presidencia, entregará el poder el 24 de mayo con la credibilidad por el suelo.

Tras la accidentada primera vuelta del 7 de febrero, en la que el líder indígena de izquierda Yaku Pérez denunció fraude al quedar marginado del balotaje por 0,35 puntos porcentuales frente a Lasso, los dos finalistas están enfrascados en una reñida campaña que deja tres escenarios para Ecuador.

Después de la derrota de su candidato Pérez y de lograr ser la segunda fuerza en el Legislativo, Pachakutik, brazo político del mayor movimiento indígena, se ha desmarcado de los dos contendientes en el balotaje, lo que deja en el aire hacia dónde irá el 20% de votantes que les respaldó en la primera vuelta.

Lo incierto

Varias encuestas colocan por delante con casi una decena de puntos a Arauz, quien en la primera ronda sacó una diferencia de 13 puntos para ganar con el 32,72% de los sufragios.

Pero la última encuesta de la investigadora Market vaticina un “empate técnico” entre Arauz, de 36 años y candidato de la coalición de izquierdas Unión por la Esperanza (Unes), y Lasso, de 65 y fundador del movimiento Creando Oportunidades (Creo).

Según esta encuesta, el 50% votará a Arauz y el 49%, a Lasso, con una desigualdad de unos 70.000 sufragios.

Con esa proyección, el panorama para el balotaje del 11 de abril es “totalmente incierto”, dijo a la AFP Blasco Peñaherrera, director de Market, agregando que “el capítulo no está cerrado”. 

Peñaherrera resaltó que pese a que va segundo, el “crecimiento” electoral de Lasso es “muy superior” al de Arauz.

Con eso coincide el politólogo Santiago Basabe, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Quito.

El jueves termina un campaña “muy reñida”, pero la aceptación de Lasso aún “tiene que crecer mucho para remontar los 13 puntos” de desventaja con la que partió para la segunda vuelta, señaló.

El número de indecisos, que al final de la primera vuelta rondaba el 35%, ha bajado a un 8%. “Había una decepción con el proceso electoral, con los candidatos, con la política” enfrascada en la pugna entre correísmo y anticorreísmo, pero eso “realmente cambió en pocas semanas” de campaña, expresó el director de Market.

El retorno

Una encuesta de Cedatos, cerrada al 30 de marzo, dio 52% a Lasso y 48% a Arauz.

La victoria en primera vuelta, apoyada en la imagen del todavía popular expresidente Correa, le dio a Arauz cierta superioridad frente a Lasso.

“Si bien cualquiera de los dos puede ganar, me parece que las posibilidades de Arauz son mayores”, consideró Basabe. Y si acaba ganando, “el primer punto en la agenda de gobierno será el retorno de Correa, indudablemente”.

Después de dejar el cargo en 2017, el exmandatario se mudó a Bélgica, de donde es su esposa, comenzaron a aparecer juicios en su contra y empezó una disputa con su exaliado Moreno.

Correa, que gobernó durante una década, fue condenado en ausencia a ocho años de cárcel por corrupción.

Para Basabe, en este balotaje hay dos modelos políticos y económicos en juego. Por un lado, el retorno de la izquierda y, por otro, la consolidación de la derecha tras el giro que dio Moreno, quien llegó al poder impulsado por Correa y termina su mandato respaldado por empresarios y organismos como el FMI.

Los obstáculos

En Ecuador, uno de los primeros focos de la pandemia en Latinoamérica y con más de 330.000 casos y cerca de 17.000 muertos, “vivimos una situación de desgobierno en los últimos meses”, opinó.

Su dolarizada economía, golpeada por la pandemia, se contrajo 7,8% en 2020. Las autoridades estiman que este año crecerá un 3,5%.

En ese contexto, “hay una sensación de que en un punto ya no importa quién gane, sino que necesitamos inmediatamente un cambio”, añadió Romero.

¿Es posible revertir los resultados de las últimas encuestas? “Probablemente”, sostuvo Peñaherrera, resaltando que “en balotajes hemos visto cambios violentos en casi todos los procesos electorales”.

A pesar de la subida de Lasso en las encuestas, Basabe se mostró pesimista respecto a la suerte del candidato de derecha, quien aspira por tercera vez al sillón presidencial

Tiene “difícil” conseguir el apoyo necesario para alcanzar a Arauz. Para ello necesita atraer a parte del 19,39% del electorado que en la primera vuelta se decantó por el ambientalista Pérez, quien también pidió no votar por ninguno de los dos candidatos en liza. 

“Ahí hay voto que con dificultad podría ir a Lasso y que de forma más fácil giraría hacia Arauz”, estimó el politólogo de Flacso.

Un eventual gobierno de Lasso, quien lidera el anticorreísmo, encarará una oposición feroz ya que la coalición política que respalda a Arauz es, aunque sin mayoría, la primera fuerza en el Congreso unicameral.

“Habrá una tensión permanente con el Ejecutivo, la posibilidad de reformas que requiere el país es casi nula”, apuntó Basabe.

En Ecuador, una nación de 17,4 millones de habitantes, unos 13,1 millones de personas están llamadas a las urnas el próximo domingo.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído