La pandemia y sus enseñanzas para nuestro sistema de salud

Tras la crisis sanitaria, tendremos un país más empobrecido y con muchos más problemas de salud no resueltos: largas listas de espera que se habrán multiplicado, secuelas respiratorias derivadas del Covid-19, agravamiento de problemas de salud asociados a la pobreza (metabólicas y cardiovasculares), y una enorme presión en el ámbito de la salud mental, entre muchos otros problemas, que harán de la salud un tema aún más prioritario en el próximo tiempo.

5768

.Osvaldo Artaza, ex ministro de Salud y actual decano Facultad de Ciencias de la Salud de la UDLA.

Chile no ha tenido un buen desempeño ante la pandemia. La dolorosa experiencia nos señala ámbitos de mejora: en la gobernanza para una conducción unitaria, rápida y eficaz; en la fortaleza institucional en salud pública, en superar las profundas inequidades y el gran peso de las determinantes sociales de la salud y el escaso soporte social básico que ofrece nuestro país a sus grupos más vulnerables, en la calidad de la comunicación que se entrega a la población a través de vocerías confiables, en la credibilidad que la población tiene en sus autoridades e instituciones y la asociatividad y disposición de las personas para actuar con sentido de bien común y, en la calidad de la información disponible para la toma de decisiones.

Ante estas crisis, es vital la existencia de comunidades con poder de organización para contribuir al cuidado de personas y familias en los territorios, junto a un papel protagónico de la Atención Primaria de la Salud (APS), la que es el principal actor para la defensa y el ataque ante una pandemia (testear, trazar y aislar).

Desafortunadamente, en Chile el poder local es débil y la APS ha vuelto a ser invisibilizada, perdiéndose toda la experticia de ese nivel para actuar con la comunidad y en los territorios.

Tras la crisis santiaria, tendremos un país más empobrecido y con muchos más problemas de salud no resueltos: largas listas de espera que se habrán multiplicado, secuelas respiratorias derivadas del Covid-19, agravamiento de problemas de salud asociados a la pobreza (metabólicas y cardiovasculares), y una enorme presión en el ámbito de la salud mental, entre muchos otros problemas, que harán de la salud un tema aún más prioritario en el próximo tiempo.

Será esencial, que el derecho a la salud sea un eje en el debate constitucional próximo y que se realicen reformas urgentes que permitan que el sistema de salud chileno pueda actuar más unitaria, solidaria y equitativamente frente a las enormes demandas futuras.

.Osvaldo Artaza, ex ministro de Salud y actual decano Facultad Ciencias Sociales y Ciencias de la Salud de la UDLA.