Manifestantes derribaron estatua de comerciante de esclavos en Bristol y alcalde afirma que será dejada en un museo

"Derrínbelas todas. En todas partes", escribió en Instagram el seis veces campeón de Fórmula 1 Lewis Hamilton, quien afirmó estar "orgulloso" de los manifestantes que atacaron la estatua de bronce de Edward Colston, erigida en 1895. La protesta era en rechazo por la muerte de George Floyd, en Estados Unidos.

964

El derribamiento, a manos de manifestantes, de la estatua en Bristol, en Inglaterra, de un comerciante de esclavos del siglo XVII causó indignación en el gobierno británico, pero el alcalde de la ciudad afirmó este lunes que prefiere dejarla en un museo que reinstalarla.

Derrínbelas todas. En todas partes”, escribió en Instagram el seis veces campeón de Fórmula 1 Lewis Hamilton, quien afirmó estar “orgulloso” de los manifestantes que atacaron la estatua de bronce de Edward Colston, erigida en 1895 en una calle que lleva su nombre en esa ciudad del suroeste de Inglaterra.

La estructura fue arrancada este domingo de su pedestal por personas que protestaban por la muerte de George Floyd, en Estados Unidos.

“Como representante electo, obviamente no puedo tolerar este daño y estoy muy preocupado por las implicaciones que una manifestación masiva pueden tener sobre una segunda ola” de contagios de coronavirus, dijo a la BBC el alcalde laborista de Bristol, Marvin Rees.

“Pero soy de origen jamaicano y no puedo decir que tenga una verdadera sensación de pérdida por esta estatua”, agregó explicando que la veía como una “afrenta personal” y que considera su derribo como un momento “histórico”.  

Y aseguró que es “muy probable” que la estatua termine en un museo.

Por su parte, la Asociación de Protección del Patrimonio Histórico de Inglaterra condenó el hecho, pero dijo que estaba de acuerdo en que “la estatua es un símbolo de injusticia”. 

“No creemos que deba ser reinstalada”, afirmó en un comunicado.

El mantenimiento de esta estatua del comerciante de esclavos y diputado, que financió muchas instituciones en Bristol, había sido objeto de debate durante años

“Es un hombre responsable del envío de 100.000 personas de África al Caribe para convertirse en esclavos, incluyendo mujeres y niños, con el nombre de su empresa en el pecho”, denunció el líder de la oposición laborista, Keir Starmer.

El futbolista del Manchester City, Raheem Sterling, apoyó a los manifestantes: “La única enfermedad en este momento es el racismo contra el que luchamos”, dijo a la BBC.

Celebridades británicas como la estrella del pop Lewis Capaldi, el rapero Stormzy y el boxeador Anthony Joshua participaron en diferentes protestas.

Otra estatua fue atacada el domingo, frente al edificio del Parlamento en Londres, la del ex primer ministro conservador Winston Churchill, un héroe de la Segunda Guerra Mundial, en cuyo pedestal un manifestante escribió “era un racista”.

El primer ministro, Boris Johnson, condenó la violencia durante las manifestaciones antirracistas del fin de semana pero no hizo comentarios sobre el derribo de la estatua de Colston.