Domingo, 04 diciembre 2016 | 11:11 » UF$ 26.320,54 US$ - €$ 715,58

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Cultura y Entretención » Literatura

Tras el Nobel, Bob Dylan sigue como si nada hubiera ocurrido

Tras el Nobel, Bob Dylan sigue como si nada hubiera ocurrido

El cantautor estadounidense y flamante ganador del premio de Literatura, se presentó en la noche del jueves en un concierto en Las Vegas, ante 3 mil espectadores, y no realizó ningún comentario respecto al galardón.

Viernes 14 de octubre de 2016 | por AFP   Publicado por: Ricardo Pérez V. - Foto: AFP + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

Bob Dylan interpreta una canción de su trigésimo quinto disco en un concierto en Las Vegas, tras recibir el jueves el premio Nobel de Literatura, como si nada hubiera ocurrido.

Y los 3.000 espectadores reunidos en esta lujosa sala del hotel Cosmopolitan tuvieron que esperar hasta el bis para escuchar la eterna "Blowin' in the Wind" (1963), tal vez la más célebre de las canciones de Dylan.

Reconocido desde los años 60, como "la voz de una generación", Dylan, como de costumbre, no se deja ganar por la nostalgia.

Muchos de los temas que interpreta -desde "High Water (For Charley Patton)" hasta "Soon After Midnight"- pertenecen a discos grabados en este siglo.

En un ambiente cargado de blues, los espectadores pueden disfrutar a Dylan en la batería, la armónica y el piano -aunque no en la guitarra- durante aclamadas pero menos conocidas canciones, como "Simple Twist of Fate", "Love Sick" y "Make You Feel My Love".

Nada de "Mr Tambourine Man", "Like a Rolling Stone" o "Subterranean Homesick Blues".

Como de costumbre, tampoco habló con el público. El prolífico cantautor, tan elocuente con la pluma, es sin embargo de pocas palabras.

Incluso la Academia sueca "todavía" no había podido hablar con él este viernes.

LETRAS DESDE EL CORAZÓN

En la sala, hay hombres con sombreros de cowboy, espuelas y bigotes, como si fueran personajes de un western; un viejo roquero que se acoda en la barra luciendo bandana y chaqueta de cuero de motociclista para tomar una piña colada.

"Te amamos, Bob", grita un fanático a través de una espesa barba, mientras Dylan se sienta al piano para interpretar uno de sus clásicos: "Everybody Must Get Stoned".

"Leyenda", grita otro admirador tras escuchar "Highway 61, Revisited" y "It's All Over Now, Baby Blue".

Pero en general, el público es el que podría esperarse en un concierto en un hotel de Las Vegas, que viste elegantemente informal y de buen comportamiento.

"Disfruté el espectáculo. Fue algo corto, pero creo que se merece el premio", dijo Ray Staniewicz, de 65 años.

"Ha hecho mucho por el movimiento pacifista desde los años 60, 70 y hasta el día de hoy. La literatura, no sé, no estoy muy familiarizado, en honor a la verdad", agregó.

Gail Wolfe, de 70 años, llegó desde Vancouver con su esposo Norbert, de 74, y su Yorkshire Suzy Q.

"Él realmente amaba a Dylan en los años 60", dice en alusión a Norbert.

"Me gustaron mucho sus nuevas canciones. Me sorprendió, porque vine por nostalgia, pero lo que trajo es realmente bueno", añade.

"Es un poeta. Habla de lo que pasa en el mundo... Sus letras salen del corazón", afirmó.

LA ACADEMIA AÚN NO HABLA CON ÉL

Casi 24 horas después de que se otorgara el premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, la Academia sueca "todavía" no había hablado el viernes con la estrella.

"La Academia ha hablado con el agente de Dylan y también con el responsable de su gira", explicó a la AFP el canciller de la institución, Odd Zschiedrich. No se había podido contactar directamente con el laureado.

Según el Washington Post, que contactó a allegados del artista, "Dylan ha guardado silencio todo el día sobre su premio". Uno de sus amigos, el cantante Bob Neuwirth, declaró al diario estadounidense que el cantante "incluso podría no agradecer" el galardón.

Cada año, se invita a los laureados el 10 de diciembre a Estocolmo para recibir su premio de manos del rey de Suecia y dar un discurso durante un banquete. La Academia sueca no sabía si Bob Dylan tenía o no intención de acudir.

En 1964, el filósofo francés Jean-Paul Sartre rechazó el premio Nobel de Literatura en el momento en que supo que había sido galardonado, por lo que no obtuvo las 273.000 coronas suecas que acompañaban al premio en aquella época.

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.