Domingo, 22 enero 2017 | 00:44 » UF$ 26.333,51 US$ - €$ 703,18

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Cultura y Entretención » Teatro

La nueva órbita de José Soza en el teatro: “Este viejo sigue vigente”

La nueva órbita de José Soza en el teatro: “Este viejo sigue vigente”

El legendario actor regresa como Serguéi Konstantínovich Krikalev, el también histórico cosmonauta ruso que asistió desde la estratósfera –impotente- a la atomización de la Unión Soviética en 1991. Desde otro limbo, Soza observa el debate de la industria de las teleseries chilenas.

Miércoles 4 de enero de 2017 | por Carlos Salazar   Publicado por: La Nación + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

En 1988 el actor José Soza (70), quedó sorprendido, durante el montaje de "La secreta obscenidad de cada día", en Hamburgo, al conocer el Muro de Berlín desde un lado. Imaginó cómo sería la vida del otro lado tratando de entender que pasaría en Chile si el muro de la dictadura fuese físico y separara, por ejemplo, Recoleta, en dos mitades.

"Al año siguiente volvimos a ir y fuimos testigos de la caída del muro. No lo podía creer. Se hacía oficial el paso de un lado a otro y a la medianoche se hacían discursos y conciertos mientras las comitivas políticas oficiaban el paso de un lado a otro ", remarca.

Parte de esa memoria emotiva lo acompaña mientras prepara el montaje "Krikalev", la obra de teatro que alude al ingeniero mecánico ruso Serguéi Konstantínovich Krikalev (1958). El actual administrador del Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Yuri Gagarin que ostentó hasta el 2015 el récord de 803 días, 9 horas y 39 minutos viviendo en el espacio.

Un hito que incluyó la Navidad de 1991 cuando Rusia dejó de existir como tal, dejando al cosmonauta como apátrida en el cielo. A 400 kilómetros del planeta Tierra como el último vestigio de la historia del gigante comunista y último ciudadanos de la URSS.

Imagen foto_00000019El actor, que fuera el temible Sergio Arellano Stark en la serie "Ecos del Desierto" de Chilevisión y protagonista del texto de George Perec en "El Aumento" hasta el mes pasado, fue invitado por Cristián Keim al proyecto que tiene tanto de historia como de ficción a través de la construcción de un imponente domo planetario donde se proyectan imágenes en 360 grados para efectos del montaje de "Krikalev". En este telón cupular se proyectan los destellos de la memoria terrestre del cosmonauta y otros recursos.

"Fue Keim quien me invitó a participar de este fascinante proyecto que me obligó a investigar por mi cuenta también sobre este personaje histórico. Un cosmonauta que desde la lejanía observa el fin de la Guerra Fría y de la Unión Soviética, varado en la estratósfera. Orbitando sin saber qué pasaba y qué significaba todo esto. ¿Es el fin de su vida?, ¿de un partido?, ¿de una visión de mundo o una filosofía?, se pregunta. También es el hito de la técnica, porque Krikalev es un ingeniero que asesoraba en todo este proyecto que era parte de una carrera espacial que también se ve truncada", dice el protagonista.

- La desintegración de un imperio visto desde este limbo espacial es una metáfora que funciona a varios niveles. ¿Qué otro metarelato identifica desde su mirada de actor y ciudadano?
- Muchos, claro. El público puede realizar todas esas lecturas sobre la persona enfrentada a un limbo espacial, de las dificultades respectivas y de la fascinación a la vez. En este caso, el del conflicto de una persona que se prepara ideológicamente para cualquier evento. Un superhombre que finalmente jamás espera quedar ante esta situación insólita de que tu país y todo en lo que crees se viene abajo totalmente imposibilitado de ser parte de ello. Ahí, la existencia de un militante total "queda colgando" en el espacio porque no hay presupuesto.

"Por otro lado, ese traspaso del socialismo al capitalismo y que lo obliga a hacer ese cambio de folio en el espacio se parece a mucho lo que pasó en 1973 con la historia de Chile. Es algo que hay que reflexionar: para Krikalev, al igual que la utopía en Chile, el mundo se acaba ferozmente. Te lo digo porque yo participé de esta utopía y su práctica. Fue como estar ahí, militando en una estación espacial única en su especie para ser castigado por los dioses y sus ángeles vengadores. En este caso, las Fuerzas Armadas que eran financiadas por los propios chilenos", señala.

Imagen foto_00000020

- La industria dramática de la TV chilena también parece autodestruirse con teleseries bíblicas, turcas e indias.

- Bueno, evidentemente. Desde hace tiempo ya. Incluso yo me vi perjudicado por mi edad ya que cada vez hay menos roles para tantos actores. Bueno, ahora se dice "desvinculado" que suena más ejecutivo, pero afortunadamente a través del teatro y el cine, este viejo sigue vigente. Curiosamente quienes más me llaman a trabajar son jóvenes. Estoy haciendo harto teatro, cine y hasta locución, lo que me tiene ocupado estudiando y trabajando la voz. Me mantiene muy feliz trabajar con gente joven y estos proyectos novedosos que me revitalizan y me enseñan mucho. Es una forma de mantener abierta la puerta a la creatividad.

- Es decir, José Soza sigue en órbita y operando.
- Sí, al menos para la juventud, sigo en órbita. Hay invitaciones de la TV y otras cosas que me permito evaluar porque tengo teatro y giras con los cabros. De hecho, en marzo comienzo a grabar una película en Coyhaique donde interpreto a un camionero que lo echan por viejo y que dirige Felipe Ríos: se llama "El hombre del futuro". Por estos días me siento muy querido y más creativo que nunca.

Una odisea espacial


"Nuestro Krikalev, interpretado por José Soza, evocará en su desvarío espacial algunos episodios importantes de su vida, que serán proyectados en 360 grados, junto a imágenes del universo, al interior del domo", dice el director Cristian Keim sobre un material constituido por retazos de películas, teleseries y otras filmaciones actuales protagonizadas por el actor que constituyen una especie de falso documental que resume la historia de finales del siglo XX y el cambio de paradigma ideológico.

"El concepto de cosmonauta (soviético-socialista) es muy relevante, pues nos habla de lo que quedó atrás en la historia. El hecho de que actualmente hablemos de astronauta, un término estadounidense-capitalista para referirnos a los exploradores espaciales, nos da luces del modelo de comprensión de mundo que triunfó y desde qué perspectiva abordamos nuestras relaciones", explica el autor sobre la obra donde también participan Gonzalo Durán, Nicole Vial y Zarina Nuñez.

► "Krikalev" se presentará al interior de un domo planetario de 14 metros de diámetro, entre el 6 y el 29 de enero de 2017 en el Museo de Arte Contemporáneo, sede Quinta Normal. Av. Matucana 464. $6.000 general y $3.000 estudiantes y tercera edad. A la venta en boletería del museo a partir de las 19.00 horas. Información y reservas en montajekrikalev@gmail.com

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.