Inicio » Deportes » La Roja » Selección Adulta

11/10/2016 | Enviar | Imprimir

Arturo Vidal se olvidó del termómetro para que la Roja siga soñando con Rusia 2018

Arturo Vidal se olvidó del termómetro para que la Roja siga soñando con Rusia 2018

El volante nacional batalló contra la fiebre, el dolor de estómago y un problema en su tobillo para seguir en cancha y anotar un doblete frente a Perú, que deja al “Equipo de Todos” con la ilusión de seguir peleando por los pasajes al gélido país.

Martes 11 de octubre de 2016
Por Triunfo
Publicado por: Hermes Domínguez Foto: Photosport

Síguenos en y

Le dicen “guerrero” y el apodo le queda. En la antesala de partido presentó un cuadro febril, dolor de estómago, jugó con el tobillo en la mano, pero nada de eso evitó que Arturo Vidal quien se vistiera de héroe en la victoria 2-0 de Chile frente a Perú por la décima fecha de las Clasificatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.

El volante sencillamente estuvo fenomenal, marcando los dos tantos del “Equipo de Todos”, que gracias a esta dramática victoria se vuelve a ilusionar con llegar a la cita planetaria en el gélido país.

Es que, con el solitario punto obtenido en la doble fecha anterior y la contundente goleada en contra ante Ecuador, los fantasmas del pasado volvían a penar a la Roja en forma de una vieja conocida: la calculadora.

Imagen foto_00000009

Por eso, los pupilos de Juan Antonio Pizzi saltaron al gramado del Estadio Nacional con la convicción de dejar los tres puntos en casa; actitud que se evidenció rotundamente en el primer tiempo, que fue un monólogo criollo.

De hecho, sólo tuvieron que transcurrir 9 minutos para que los locales se abrazaran por vez primera, cuando Mauricio Isla apareció por la banda derecha, se sacó a un rival con gran virtuosismo y elevó un preciso centro que encontró a un destapado Vidal.

El “Equipo de Todos” pudo irse al descanso con un marcador mucho más amplio, pero el mismo “Celia Punk” falló a boca de jarro a los 29’, mientras que Alexis Sánchez tampoco estuvo fino con un tiro libre.

Eso sí, el tocopillano fue una de las buenas figuras de la primera etapa, demostrando que en la Selección lo suyo es hacer que sus compañeros jueguen y crearles ocasiones. Se juntó de gran manera con Jean Beausejour por la izquierda.

Ya en el segundo tiempo, todo lo bueno realizado por Chile quedó en el camarín. Los de “Macanudo” bajaron considerablemente las revoluciones, permitiéndoles a los incaicos crecen con el correr de los minutos.

Es así como los del Rímac tuvieron en dos oportunidades el empate. Primero por medio de un cabezazo de Aldo Corzo (61’) que se fue por centímetros ancho, mientras que cuatro minutos más tarde Christian Cueva erró de una manera increíble.

Imagen foto_00000008Sin embargo, aquellas llegadas fueron el aviso de lo que ocurriría a los 75’, cuando los esfuerzos de la escuadra dirigida por Ricardo Gareca encontró premio: Edison Flores se animó con un zapatazo rasante a la entrada del área y dejó sin opciones al portero Claudio Bravo.

Y cuando parecía que Chile se quedaba sin ideas, apareció uno que corazón no le falta. “Celia Punk” (85’) recibió un balón a la entrada del área, se giró y se despachó un golazo por medio de un rasante bombazo para darle oxígeno a Pizzi y sus compañeros.

Tras esta acción, aguantó unos minutos más, pero no pudo seguir, el Nacional se vino abajo para aplaudir a Vidal, que salió extenuado. Y cómo no, si le otorgó vida a la Roja en su sueño por llegar a su tercera Copa del Mundo consecutiva.

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación