Sábado, 01 octubre 2016 | 15:54 » UF$ 26.224,30 US$ - €$ 738,51

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » País » Fiestas Patrias

Ezzati en Te Deum llamó a respetar la vida “desde la concepción a la muerte natural”

Ezzati en Te Deum llamó a respetar la vida “desde la concepción a la muerte natural”

Así lo expresó el arzobispo de Santiago durante la homilía en la ceremonia que se celebró en la Catedral Metropolitana, con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet y de las más altas autoridades del país.

Domingo 18 de septiembre de 2016 | por Aton Chile   Publicado por: Ricardo Pérez V. - Foto: Agencia Uno + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

El arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, hizo un llamado a la esperanza en su homilía del Te Deum que se celebró en la Catedral Metropolitana, con la Presidenta Michelle Bachelet encabezando a las más altas autoridades del país.

En su mensaje, el cardenal Ezzati dijo que "la esperanza es lo más urgente que nuestro pueblo necesita, porque la manera como nos situamos ante el futuro, de alguna forma, modela nuestro presente. El futuro repercute en la manera como orientamos nuestra convivencia y la vida social".

"Es cierto, algunos modos de hablar de la esperanza futura podrían implicar una cierta desvalorización del tiempo presente y de la historia concreta, pero la auténtica esperanza no resta valor al presente, sino que, justamente al contrario, es un estímulo para un compromiso mayor con la realidad actual", indicó.

Añadió que "al considerar nuestras propias actividades presentes, descubrimos en ellas una tensión hacia el futuro: elaboramos proyectos y planificamos políticas; se planean estrategias, se calculan presupuestos, se ensayan previsiones, etcétera, siempre en función del futuro".

También mencionó que "gran parte de nuestras actividades están orientadas hacia lo que aún no poseemos, pero que esperamos llegar a poseer. Aspiramos a una educación de mayor calidad para todos y, especialmente, para los más carenciados; anhelamos mejorar el mundo laboral aumentando empleos de calidad y logrando salarios más éticos; aspiramos a que nuestros adultos mayores puedan vivir con mayor dignidad y que nuestros niños puedan desplegar sus alas para volar alto en la vida".

Luego, señaló que "deseamos pensiones dignas para los jubilados, acogida e integración para los numerosos inmigrantes y trato justo y fraterno para los pueblos originarios de nuestro país. Aspiramos a que la violencia sea enfrentada y derrotada con clarividencia y honestidad, buscamos una praxis política y empresarial libre de corrupción y, desde lo más profundo de nuestra conciencia de hombres y mujeres que buscan unir fe y razón, esperamos que crezca el debido reconocimiento y respeto al derecho a la vida, desde la concepción a la muerte natural".

"VIVIMOS UNA ÉPOCA MARCADA POR UN SEVERO ESPÍRITU CRÍTICO"

Más adelante, indicó que "la historia de nuestra nación, como la de la Biblia, nos ofrece poderosos estímulos para la esperanza. Nuestras calles, plazas y ciudades han sido testigos de la generosidad de tantos hermanos que, a lo largo de momentos clave, han optado por el bien común y han contribuido a construir un país de hermanos".

"¡Qué responsabilidad para nosotros, hoy día! Especialmente frente a la tentación de dar cabida, en la vida social, a una falsa libertad, al imperio de la injusticia, la indolencia, el cinismo, el egoísmo, la crítica destructiva, la desconfianza. Se mata esperanzas alimentando la sensación que los problemas nunca serán resueltos", enfatizó.

"Por otra parte ¡cuántas ilusiones nos vienen vendidas y cuántas nuevas esclavitudes hemos creado en nombre de estos falsos ídolos! ¿Es razonable seguir esperando? ¿No sería más realista dejar de esperar, abriendo espacios a formas anárquicas o centradas exclusivamente en los propios intereses individuales?", agregó.

También expresó que "la celebración que estamos realizando es ya, en parte, una respuesta. Si nos hemos reunido aquí, creyentes y no creyentes, representantes de diversas denominaciones cristianas y de diferentes credos religiosos, es porque en nuestro corazón pesa más la esperanza que el desánimo. Si estamos aquí es porque, en la balanza de nuestro corazón, la convicción de que es necesario trabajar movidos por la esperanza tiene mayor peso que la desesperación".

"Vivimos una época marcada por un severo espíritu crítico. El escrutinio público es riguroso y las exigencias son, cada día, más altas. Muchas cosas que, décadas atrás, se toleraban, se consideraban normales o se pensaba que eran una fatalidad, hoy –felizmente– se consideran inaceptables. En este sentido, el agudo sentido crítico de la sociedad actual implica un importante paso adelante, del que nos debemos alegrar", añadió.

"Sin embargo -advirtió-, esta misma agudeza para identificar las deficiencias hace que, tal vez como nunca, experimentemos fuertemente la insatisfacción. En el arco de las últimas décadas, el desarrollo material de Chile ha sido muy grande. Sin embargo, la insatisfacción que experimenta nuestra sociedad parece que cada vez es mayor. Esta aparente contradicción nos debe llevar a preguntarnos por nuestros modelos de desarrollo, puesto que el tipo de desarrollo que hemos logrado no ha traído el bienestar humano que suponíamos".

"Es cierto que la crítica amarga es destructiva y que un tipo de insatisfacción proviene del olvido de nuestra propia condición de criaturas. Sin embargo, estos dos fenómenos -el espíritu crítico y la insatisfacción-, también pueden comprenderse como una señal inequívoca de que el corazón humano espera otra cosa, algo más grande. El ser humano no se conforma con poco y, especialmente un número significativo de jóvenes, aspira a una esperanza que los lleve a alcanzar la estatura alta de su vocación human", agregó.

Hacia el final de su homilía, Ezzati dijo que "la historia reciente de Chile nos invita a la esperanza. Tenemos razones para esperar, porque, en situaciones críticas, nuestra sociedad ha sido capaz de mirar al bien común y lograr acuerdos que han traído tantos beneficios. Nos hace bien ser capaces de reconocer lo que hemos podido avanzar en las últimas décadas, no para auto-complacernos o llamar al conformismo, sino para confirmar que tenemos razones concretas para la esperanza".

"Si hoy anhelamos un mayor entendimiento y trabajo colaborativo, no podemos dejar de recordar que ha habido momentos concretos en nuestra historia en que, aún en contextos de una severa polarización, hemos sido capaces de posponer los beneficios individuales y lograr el entendimiento en función del bien común", indicó en parte de sus palabras finales.

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.