Viernes, 30 septiembre 2016 | 00:13 » UF$ 26.224,30 US$ 662,27 €$ 737,86

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » País » Nacional

La controvertida huella digital de Rafael Garay

La controvertida huella digital de Rafael Garay

Sensei de artes marciales, defensor de las clases desprotegidas por sobre la clase media, además de sus dichos sobre la clase política tradicional que impulsaron su popularidad desde hace una década en medios.

Viernes 23 de septiembre de 2016 | por La Nación   Publicado por: Carlos Salazar + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

El mediático economista Rafael Garay, desaparecido en medio de rumores sobre una decisión final sobre el cáncer que lo afectaría, ha tenido, precisamente, una activa vida pública. Desde que colgó en WhatsApp el estado: "Por quimioterapia y por otros procedimientos estaré desconectado del 5 al 14 de septiembre. TOTALMENTE DESCONECTADO. Gracias por la energía!!!", la inquietud se apoderó no solo de sus cercanos sino de quienes le acusan hoy de apropiarse de diversas sumas de fondos de inversión a través de su empresa Think & Co.

Así es como la suspicacia ha sido el aderezo de las búsquedas en Internet que aporta nuevas pistas sobre una carrera brillante, pero plagada de luces y sombras. Garay, reconocido rostro de TV y voz de radio, profesor de la Universidad Central también fue director del Museo de Artes Visuales y asesor de la empresa Felices y Forrados, donde fuera gerente de estudios, un cargo mediático clave en su llegada a los medios.

Si bien desde el 2007 pueden apreciarse apariciones suyas en todo espacio de TV y radio que lo requiriera, acá en el matinal de Checho Hirane en La Red "Con el Pie Derecho", Garay defendía las clases socioeconómicas más desvalidas con un discurso que repetiría años más tarde. Respondía a quienes se quejan sobre la clase media abandonada: "De otra manera habría que ayudar a todo el resto de Chile" en tiempos en que 10 millones de chilenos viven con menos de $200 mil al mes, insistía.



En 2011 fue cuestionado por esta aparición matinal en la que su lengua traposa aparentaba estar bajo efectos del alcohol. Sin embargo, los mismos críticos se disculparon después de que el economista asegurara, primero, que la causa era obra del dopaje de un tratamiento dental, para referirse años más tarde a que en realidad se trataba de los medicamentos contra el agresivo cáncer que supuestamente enfrentaba en silencio.




El sensei Garay dicta cátedra sobre el Kudo en Brasil, disciplina en la que es cinturón negro y lo ha llevado a mundiales en Japón y Tailandia. En entrevistas de TV aseguró que los exámenes tras un "knockout de cabeza" en uno de los match es que descubrió que sufría cáncer.



El año 2011, Rafael Garay postuló como senador por el Bío Bío Costa como parte del partido del PRO en la que no tuvo éxito. "Escalona no tiene nada que hacer en Concepción", decía sobre sus planes de representar la zona en que se formó y estudió. Sus planes eran participar en las próximas municipales hasta que decidió marginarse de la vida pública.



Hace 3 años Garay ya demonizaba las ganancias de las AFP desde su tribuna de asesor en Felices y Forrados. "Las AFP son incapaces de evitar las pérdidas. Decidimos crear este sistema que no busca maximizar rentabilidad, sino evitar pérdidas de la plata que ahorró la gente", dijo en esta entrevista además de extender su principal premisa sobre un estado que deposite $1 millón a cada ciudadano nacido para llegar a capitalizar pensiones de 35 millones de pesos, como piso antes de jubilar.



"Tenemos hoy en día, año 2014, los mismos niveles de desigualdad de los años 60. Algo que debería darnos vergüenza". Aseguraba en su ponencia del Instituto Regional de Administración de Empresas (Irade) donde fustigaba al gobierno de un país que dice pertenecer a un club de países OCDE sin cumplir con sus reglas estándar.



El economista también enseñaba, pizarra en mano, cómo salir de las deudas a través de la magia de los logaritmos. La solución para una sociedad sobreendeudada que él comparaba a la de los peores crisis de EEUU. Y que vive montada permanentemente en una bicicleta financiera. "Una cosa es repactar una deuda, que es lo que hace la gente cuando está agobiada. Pero renegociar es una cosa distinta a aceptar lo que te ofrece una tienda", explicaba con manzanitas.



A mediados de este año, Garay publicó en Facebook que descubrió un tumor cerebral en su cerebro. Portadas de diarios, entrevistas en medios y amplio espacio en TV fueron la vitrina para exponer este hito en su vida que gatilló su desaparición de las redes sociales y del país.




Le siguieron más revelaciones en conversatorios donde entregaba detalles sobre su complejo tratamiento en el Centro Europeo del Cáncer Gustavo Roussy de Francia y del por qué se negaba a ser acompañado en su dolor. "Mucha gente no lo va a entender, pero a mí me hace sentido (...). No estoy diseñado para sentir miedo, necesito enfrentar las cosas de la forma que yo soy. Algunos me llamaran HDP, otros me han dicho que no tengo emocionalidad, pero me gusta el estilo que tengo y las cosas buenas y malas que he hecho", señalaba.

RSS»

País » Nacional

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.