Viernes, 20 enero 2017 | 06:50 » UF$ 26.336,91 US$ 660,18 €$ 704,44

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Reportajes » Entrevista

Carlos Tromben: El elector chileno de hoy es un consumidor

Carlos Tromben: El elector chileno de hoy es un consumidor

El escritor de "Balmaceda: La guerra entre chilenos" analiza, a la luz de los últimos días del mandatario asediado por la Guerra Civil, qué diferencia a las masas pensantes y no pensantes de 1891 y el 2017. "No veo un Trump de derecha en Chile", remarca.

Martes 13 de diciembre de 2016 | por Carlos Salazar   Publicado por: La Nación + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

El ritmo diligente de Carlos Tromben, una exquisita investigación sobre la captura del Huáscar y una colorida Crónica Secreta de la Economía Chilena, suma una biografía novelada del presidente José Manuel Balmaceda. El autor porteño lo explica como una sinergia entre su trabajo anterior que entrega el contexto para recrear el entorno de uno de los mandatarios más fascinantes de la historia chilena.

Balmaceda, quien pasó a los libros como un presidente impopular, objeto de una Guerra Civil cruenta y portador de un desenlace de tragedia griega, es para Tromben "parte del continuo histórico" y presente en toda época y lugar del país, como un tótem.

"Cronológicamente aproveché los personajes de 'Huáscar' para 'Balmaceda'. La Guerra del Pacífico prefigura la Guerra Civil y las contradicciones del Estado chileno. El Estado se amplió territorialmente y económicamente con una consecuente distribución de la riqueza que se hizo problemática durante su gobierno", cuenta el autor de este ejercicio narrativo anclado en testimonios bibliográficos de quienes vivieron de cerca una parte funesta de la crónica chilena y que concluye con la bala que el mismo Balmaceda percute en su sien derecha en septiembre de 1891.

Esa aura llega rodeando el mito del presidente de faceta cristiana, inmolado por sí mismo y con sabor a sacrificio, cree Tromben. "A Balmaceda le subsiste la imagen del Estado realizador, de la infraestructura educativa y de responsable de avances sustantivos como la red de telégrafos, viaductos, desarrollo educativo, los primeros programas de vacunación masiva y el apoyo a regiones. En cierta forma, aunque es exagerada la afirmación, Balmaceda es para la historia el primer presidente regionalista", cree el autor. "El que haya terminado tan trágicamente es una especie de advertencia o de profecía cumplida de lo que será el final de Allende", agrega.

Imagen foto_00000001

El fantasma de la Guerra Civil convive con el de la clase política de 1891 que fue eminentemente aristocrática y oligárquica. Ambas ideas son menos probables hoy, por mucha crisis que se advierta, pero sí persiste la de la acción de un presidente enfrentado a un constitucionalismo chileno de potestades muy grandes, indica el también locutor radial.

"Es difícil imaginar un escenario de Guerra Civil en la actualidad. Esto, porque existen dos escenarios arquetípicos de este tipo: cuando las fuerzas armadas de un país se dividen, como pasó en EEUU o España o bien cuando los ciudadanos tienen acceso a armas de poder militar, como en el caso de Yugoslavia y potenciado por una línea étnica. Al menos en nuestro país, un escenario así es algo inviable. Creo que para que se diera un quiebre de esta naturaleza tendría que haber una crisis sistémica como una megacatástrofe ambiental tipo caída de un asteroide o una inundación diluviana", dice convencido.

"Por otro lado, como país, estamos demasiado viejos para una Guerra Civil. Ya no existen los factores que hacían posible estos eventos como cuando había más analfabetismo o una masa de gente joven sin nada que perder. Cuando campean estas masas de tamaño importante ya hay un riesgo mucho mayor, pero hoy los millennials y esos grupos a los que podríamos llamar progresistas, tienen mucho que perder. A las personas de hoy no las enrollan las cosas ideológicas... tienen sus convicciones, pero no están al nivel de matarse por ellas", dice Tromben lacónico.

Imagen foto_00000012

Ni siquiera en momentos de supuesta inestabilidad, posteriores a la dictadura, el ciudadano se sintió fuera de una democracia consensuada donde los poderes económicos y políticos lo hiciesen sentir acompañados. "Incluso apadrinados por actores internacionales que hacían que los 'ejercicios de enlace' de Pinochet y sus militares no fuesen más que bravatas sin dimensión ni virulencia de hacer el daño como el que se tuvo en 1891 o 1973", explica.

CRISIS DEL SISTEMA MULTILATERAL

- ¿Ese contexto se ve igual de optimista a nivel internacional?
- Lo que pasa en EEUU con Donald Trump es una crisis del sistema multilateral. Uno que rige desde 1945 y es el sistema de la ONU, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y EEUU como una policía global que, para bien o para mal, nos ha regido hasta hoy. Aparentemente está en retirada con sus riesgos financieros, políticos y climáticos y eso es algo bien complejo para los demás países, Chile incluido. El mundo tendrá que adaptarse para decisiones como las que deberá tomar la ONU cuando EEUU decida expulsar a más de 3 millones de personas.

Imagen foto_00000003"Si México entra en una crisis financiera por una gestión como la que propone Trump también se comprometerán millones de dólares del tesoro para ayudar a paliar deudas como las que México tuvo en 1994. El sistema multilateral está en tensión máxima. Si Trump dice que castigará con barreras arancelarias a su vecino, imagina lo que implica eso para la industria financiera de EEUU. Está por verse qué pasará con estas señales demagógicas amenazantes, sería una situación insostenible. Sería algo gravísimo a nivel sistémico sólo comparable a la crisis de los años 30", remarca.

- A nivel local, ¿cómo crees que van a acomodarse los bandos con vista a las presidenciales?
- Yo creo que se configuran 2 escenarios: uno de fuerzas conservadoras similares como lagos y Piñera y otra al interior de la Nueva Mayoría con Guillier. Está por verse cómo se adapta la NM a estos tiempos nuevos. En la derecha no veo alguna novedad. No veo un Trump de derecha, por ejemplo, que podría reunir voluntades. Algunos pueden creer que Ossandón lo sea, pero no le veo mucha fuerza.

En ese sentido, lo que está en juego, es que las herramientas predictivas de las ciencias sociales hicieron agua. La sociología, estadística, analítica, antropología no funcionó en las municipales y sólo determinó que se requieren nuevos mecanismos para hacer análisis de esa radicalidad del elector. Más que un elector, te diría que el chileno hoy es un consumidor, un inversionista con una bipolaridad muy grande al que los modelos predictivos no se aplican. Me atrevería a decirte que la gente tiene rabia y no quiere perder lo que tiene. Ya no es un revolucionario aventurerista: está más preocupado, pero no por jugarse todos los dados en una situación de mucho riesgo como un presidente radical.

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.