La Nación

Inicio » Reportaje

  El nuevo reciclaje de los electrodomésticos

  María José Karhl, junto a su madre, recorren cada noche en una camioneta las calles de la capital, recolectando electrodomésticos o artefactos tecnológicos que las personas desechan para de ellos extraer materiales que luego venden. Iniciativa que la empresa Recintegra apoya con el amparo de municipios, posee un galpón llamado Punto Limpio, donde se depositan los desechos en contenedores específicos.

Domingo 18 de octubre de 2009| por Gabriel Angulo/La Nacin Domingo

Cada noche, a las 22 horas, María José Karhl (17) y su madre, María Elena Huaiquipán, inician un nuevo recorrido por diversas comunas de Santiago en su vieja camioneta roja, desde su propia casa de Avenida José Joaquín Pérez, de Quinta Normal.

La "Coté" -como le dicen a Karhl- cursa tercero medio y sueña con estudiar Medicina para luego especializarse en cirugías plásticas y así seguir los pasos de su ídolo, el doctor Héctor Valdés, el exitoso cirujano de rostros y famosos.

Mientras, se procura su sustento entre jugueras, planchas, hervidores, televisores y en cuanto hay de electrodomésticos que otros desechan.

"Uno abre el aparato, saca todos los metales y luego los tira como chatarra", explica, dejando entrever esa premisa que todo trabajo dignifica y su seguridad de que su trabajo tendrá frutos en el futuro.

Por eso, la suya no es una pega de la cual se avergüence, ni mucho menos. "Mi mamá se dedicaba desde hace años a reciclar para ganarse un dinero extra, pero este verano empezamos a dedicarnos juntas a esto con el apoyo de vecinos y amigos de mi mamá", cuenta la joven.

Recolectan -además de cartones, tapitas de botella y latas- todo tipo de aparatos eléctricos: lavadoras, refrigeradores, hornos microondas, televisores, computadores, estufas, centrífugas, plantas, etc. Lo ideal es que tengan cobre, aluminio y bronce, que son los metales que se venden por kilo y por los que ganan más dinero (ver infografía).

Recorren las calles hasta las cero horas y, a la mañana siguiente, el botín recaudado es reciclado, separándose cada parte en el lugar que le corresponde en las bolsas o compartimientos que ellas mismas crearon.

"El plástico no lo reciclamos. Es lo único que botamos junto con la chatarra inservible", indica Coté.

No tienen un punto fijo donde obtener los materiales. Se mueven en cualquier comuna y barrio para encontrar desperdicios. María Elena Huaiquipán, viuda, se autodefine como un ícono de la lucha social, al presidir la agrupación Acción Contra el Fraude Financiero (Aceff), que formó hace más de 17 años como medida de protesta contra Eurolatina.

"No puedo trabajar en otra cosa que no sea reciclando, ya que, como dirigente, difícilmente podré encontrar un trabajo estable", cuenta Huaiquipán.

Pero su real motivo es inculcarle valores a su hija para, que en el futuro, sea una mujer emprendedora.

"Cuesta, eso sí, porque los hijos son porfiados y tozudos", acota. En todo caso, ambas, madre e hija, tienen proyecto propio: formar una empresa, la que bautizarían como Karhl y Huaiquipán (KyH): Reciclaje al Instante. La idea es constituirla legalmente para que pueda participar en licitaciones y, así, obtener recursos de cualquier municipalidad que las tome en cuenta.

Por este trabajo ganan, en promedio, cinco mil pesos diarios. Aunque el monto definitivo depende de la cantidad y calidad de material que encuentren en el camino.

Junto con valorar que protegen el medio ambiente ("recogiendo cosas de la calle uno no le hace daño a nadie", dicen), la Coté advierte que se necesitan más puntos de reciclaje en las comunas para que muchas más familias hagan lo mismo.

Cerro Navia es el sector donde van a vender su mercancía, ya que Quinta Normal cuenta sólo con dos lugares para vender metales.

Sin embargo, el coordinador de aseo de Quinta Normal, Francisco Delpin, le responde. "Nosotros no estamos trabajando con los recicladores informales, pero sí tenemos proyectos con ellos para poder agruparlos y generar una fuente de ingreso para ellos como municipalidad", dijo a LND.

Delpin reconoce que para estas mujeres, como para tantas otras personas, ésta es una fuente de ingresos importante.

"Nosotros los vamos a apoyar. Con el profesional del medio ambiente del municipio, vamos a efectuar un catastro con los recicladores informales que hay en la comuna para poder agruparlos y ver cuáles serán las acciones que podemos tomar para efectuar el reciclaje en terreno", afirma.

Además, recalca que se crearán más puntos de acopio que beneficien a personas como María Elena y su hija, ya que reciclan más del 25% de los desechos que son recuperables a nivel país.

En las ferias libres de las comunas periféricas del Gran Santiago es posible observar a gente pobre vendiendo todo tipo de cosas para generar recursos. Es otra forma de reciclaje lucrativo, que les asegura cierta estabilidad.

No es de extrañar que se vendan desde ropa usada, juguetes viejos, aparatos eléctricos y todo tipo de repuestos de vehículos, gasfitería, entre otras cosas. Es una tendencia al progreso que se ve en las ferias abiertas.

En la feria de Avenida 5 de Abril con Lo Errázuriz, en la comuna de Estación Central, por ejemplo, existen personas que venden todo tipo de fierros, llámense rejas, cobertizos y ventanales. Como Sergio Rodríguez (51), quien hace un año que se dedica a vender repuestos metálicos para sustentar a su familia.

"Estos cachureos los compro barato acá en la misma feria o en esas partes donde venden cosas recicladas. Entonces, las revendo en esta misma feria o en otras comunas, pero un poco más caro", cuenta. Sergio, eso sí, se queja de que no gana mucho con esto.

"Vivo de la jubilación que dio la Presidenta (Michelle Bachelet) de 75 mil pesos, a parte de lo que me hago acá en la feria", explica.

RECINTEGRA

La web es una socia amigable del reciclable. En ella existen varias páginas de empresas que se dedican a la recolección de desperdicios para darle una nueva vida útil. Es el caso de Recintegra S.A., que opera en forma autónoma en la comuna de Ñuñoa.

Su gerente general, Manuel Rojo, cuenta su historia a LND: "La sociedad se constituyó en junio de este año, con todos los aspectos legales al día. Nosotros incentivamos este modelo para los municipios, promoviendo la inercia de los municipios, pero ellos no quieren invertir. Entonces, decidimos que nuestro modelo fuera dirigido a las personas".

La empresa presta el servicio de retirar los desechos reciclados de casas particulares de forma permanente.

"Esto no es una campaña. Es un programa de reciclaje que busca disminuir la basura de las calles y trabajamos en el sector oriente. A las personas, en Estados Unidos, se les cobra menos por la recolección de basura si reciclan algunas cosas", cuenta Rojo.

La firma trabaja con camiones subarrendados, que recolectan semanalmente la basura reciclada de las personas que se inscribieron en el portal de la empresa: www.recintegra.cl y pagaron la inscripción y posterior mensualidad de $3.990. Con eso se conforma una ruta, que durante el mes de septiembre abarcó a los habitantes de La Reina, Las Condes y Providencia.

"A las personas se les entrega una bolsa especial de polipropileno tejido, típico saco de papas moderno, donde se depositan los elementos que desean reciclar.

Entonces, nuestros vehículos las retiran semanalmente", indica el gerente, quien además precisa que los materiales recopilados tienen como destino la planta recicladora de Conchalí.

Este no es un caso aislado. En Vitacura, la directora de Aseo y Ornato Hesika Tsutsumi, cuenta las bondades del recinto Punto Limpio, galpón ubicado en las calles Nueva Costanera con Américo Vespucio.

Se instaló allí a partir de noviembre de 2005 "y es un lugar donde hay contenedores y la gente puede dejar sus elementos que son reciclables. Recibimos las botellas, los papeles, latas, cartones, botellas de plástico, pantalla de computadores, televisores, etc.", comenta.

El ámbito académico no podía estar ausente de este quehacer. En noviembre del año pasado, por ejemplo, la Universidad Federico Santa María organizó el evento llamado Día del Tarro, donde se reciclaron restos de aparatos tecnológicos para educar a las personas sobre lo fácil reutilizar los desechos.

La iniciativa se enmarcó en la asignatura de Taller de Ingeniería Industrial I, que dicta la profesora Mónica Quiroz, cuyos gestores son los alumnos de Ingeniería Civil Industrial, también conocidos como e-waste (recicladores tecnológicos).

Otra iniciativa de este tipo es la que realiza un grupo de jóvenes que crearon una organización sin fines de lucro. Buscan la reutilización de artefactos y así, descontaminar las calles de Santiago.

Se llama "Reciclahora" y cuenta con su propio blog (www.reciclaahora.over-blog.com). Quienes deseen aportar con la causa -y de paso deshacerse de aquello que le quita espacio a su hogar-, deben llamar al teléfono 645-6814 o al celular 9640-9509, contactándose con el coordinador de la agrupación, José Leiva.

"Estamos recién en un proceso de desarrollo. Nosotros hacemos el retiro de estos desperdicios eléctricos en las calles y le extraemos el bronce, plata, oro, cobre, aluminio, etc.

Somos tres personas trabajando en este proyecto", cuenta Leiva, quien cree que iniciativas como éstas debieran imitarse, porque mejoran la calidad de vida de las personas. Es una manera ingeniosa de hacer dinero con la basura de otros.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.