La Nación

Inicio » Cultura y Entretención

  Historietas chilenas agarran vuelo en mercado nacional

  Ilustradores y guionistas clave de los cómics nacionales revelan los factores del "inédito momento" que están viviendo. Ojo, sin ilusionarse, todos coinciden en que el camino al éxito no está cimentado. Aquí pasan revista a sus triunfos y carencias.

Martes 29 de junio de 2010| por Paola Mosso

Una de las tradiciones más profundas en torno a la gráfica en Latinoamérica se vio truncada con el golpe de Estado de 1973 y la pronta irrupción de la televisión. Con ello, sufrió un desgaste del que, según algunos, aún no se ha podido recuperar del todo. Esfuerzos ochenteros encabezados por revistas como Beso Negro, Trauko y Bandido entraron y le cedieron a las nuevas generaciones armas con que pararse: autonomía, irreverencia y voluntad.

"Hoy (la historieta), luce fuerte y saludable de la mano de la novela gráfica, un nuevo nombre para algo que ya se venía haciendo hace décadas, pero que parece abrir puertas mágicamente", afirma Carlos Reyes G., el editor de Ergocomics -la web más completa de historietas en Chile- y parte del equipo de Feroces Editores, editorial centrada en el género.

NO ES CUENTO

"Hace sólo unos años nadie habría soñado con que una gran editorial, una multinacional de la edición se fijara en la historieta. Hoy no sólo están interesados sino que nos llaman, conversamos y discutimos las posibilidades de editar… es un momento inédito", continúa Reyes que ha sido parte de importantes trabajos gráficos como ilustrador y guionista y que hoy trabaja en el guión de la ilustración de cuentos de "Heredia detective" de Ramón Díaz-Eterovic (Editorial LOM).

El fenómeno que cada día se potencia más en Chile no habría tenido cabida sin la incursión de novelas gráficas en el mercado internacional, que ubicó a algunas obras como "The sandman" de Neil Gaiman en altos puntos de venta. El efecto en el país fue una revalorización de la narrativa gráfica, lo que fue de la mano de la profesionalización de los ilustradores nacionales que vieron oportunidades en medios extranjeros a través de Internet.

Poco a poco comenzaron a tomar vuelo sitios virtuales y editoriales independientes, y hoy casas como Alfaguara, Norma y LOM se han interesado en los proyectos gráficos. "No está todo ganado ni mucho menos. Primero debemos ganarnos el derecho a ser parte del panorama cultural chileno y eso se hace a punta de calidad narrativa, editorial y comercial", explica el diseñador Gonzalo Martínez, que publicó en marzo de este año la novela gráfica "Celeste Buenaventura" (Mythica Ediciones), y por ahora también es parte del equipo de "Heredia detective", además de estar trabajando en la segunda novela de "Quique Hache Detective", adaptación de la obra de Sergio Gómez (Alfaguara).

"Para que Chile se instale, la labor de los creadores es fundamental. Primero hay que atraer, seducir al público y eso pasa por aumentar la oferta de títulos, mantener precios accesibles y diversificar la oferta temática (…) El público es exigente y pide calidad. La historieta chilena está ahora mismo recuperando personalidad con paso lento y seguro", reflexiona Reyes. La afirmación cobra mayor importancia considerando que el "boom de los cómics" ha sido anunciado en consecutivas oportunidades.

EL NUEVO HORIZONTE

La novela gráfica "Heredia detective", junto a proyectos como "El siniestro Dr. Mortis" (Editorial Arcano Cuarto), "Karma Police" (Mythica Ediciones), la adaptación del personaje "Cayetano Brulé" de Roberto Ampuero (Norma) y la gran propuesta "Blanco experimental", que reunirá a diez autores gráficos chilenos y será prologada por Alejandro Jodorowsky, son sólo algunos de los títulos en los que los diseñadores están trabajando.

La cultura cómic poco a poco ha logrado sostener sus editoriales independientes y llamar la atención de las tradicionales. Para Martínez y Reyes, el interés es claro, aunque el primero de ellos afirma que la industria "es algo que hay que construir".

"El mercado se está creando, su ampliación y fortalecimiento depende de la calidad de la obra, guiones sólidos bien narrados con densidad en el tratamiento de los personajes y los temas, una gráfica madura, autónoma y autoral, que no obedezca a los clásicos clichés del medio ni los preconceptos que históricamente se han atribuido a la historieta, como que tiene que ser cómica y dirigida a los niños", agrega el diseñador Camilo Moro, ganador en dos oportunidades del Premio Amster Coré, gran galardón para los ilustradores. "Han visto este nuevo horizonte sin explorar del cual hay mucho que descubrir. Tenemos una fuente casi inagotable para contar en este país lleno de historias tan extrañas a veces (…) Si uno enfoca de manera inteligente una historieta puede ser un éxito, ¿por qué no?" concluye Demetrio Babul, diseñador que también trabaja para "Heredia detective". LN

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.