La Nación

Inicio » Opinin

  Plan Regulador de La Reina

  Espero que el nuevo Plan Regulador propuesto no esté pretendiendo interesar a empresas para la demolición de estos edificios. Esta necesaria visión obliga a los urbanistas a pensar sus propuestas atendiendo a la realidad existente. Proyectos no fundados en ella en nada ayudan al desarrollo factible y sustentable en el tiempo, que todo plan debe considerar.

Domingo 14 de febrero de 2010| por Fernando Castillo Velasco/Villano invitado

En la edición del día 16 de diciembre del año recién pasado de El Mercurio aparece, en forma destacada, un informe sobre la propuesta para un nuevo Plan Regulador de la comuna de La Reina, de la cual fui su alcalde por varios períodos, siendo en el último de ellos cuando se aprobó el actual Plan Regulador Maestro para el ordenamiento urbano, el que destaca una relación armónica entre las construcciones hechas por el hombre y los espacios no construidos que son propios de la naturaleza. Este principio básico, que es coincidente con los anhelos de vida que han manifestado nuestros vecinos, define todos los conceptos urbanísticos y sociales que comprende.

Me referiré aquí solamente a la modificación planteada que propone la eliminación de las Puertas Comunales. Se anuncian que serán 14 las modificaciones al Plan Regulador vigente que, hasta ahora, que yo sepa, no se han publicado.

El alcalde actual, al referirse a este tema, sostiene que "es un disparate construir edificios de 30 pisos en la comuna como se permite actualmente en las Puertas". Al respecto, quisiera contraponer a los "disparates" que menciona el alcalde, argumentos urbanísticos precisos que hacen luz sobre lo aberrante de la actual proposición al crear una pared de más de 30 metros de alto, con doce pisos de fachada, continúa a lo largo de Vespucio, la cual negaría, para siempre, la visión de la cordillera de los Andes, el mayor y más importante patrimonio de todo el valle de Santiago.

La Reina está construida en gran parte sobre los primeros contrafuertes cordilleranos, lo que es motivo para que se respete la transparencia de nuestro espacio comunal tanto hacia el valle, como hacia la cordillera.

La cortina de 30 metros de alto nos dejaría incapacitados para visualizar la comuna como parte del Gran Santiago.

Es por eso que en el Plan Regulador vigente propuse el concepto de Puertas Comunales, ubicadas en los accesos principales de la comuna, especialmente en el eje de Vespucio. Estas puertas de acceso permiten una altura limitada solamente por las normas de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción que exige rasantes separadoras de los edificios entre sí y con las propiedades vecinas. Las Puertas, que se ubican más o menos, a 500 metros de distancia (4 cuadras) entre unas y otras, producen edificios con sus vistas completamente libres en 360º, presentándose como verdaderas esculturas separadas por construcciones en baja altura entre unas y otras, albergando departamentos plenos de sol, aire y vistas, imposibles de obstruir con nuevas construcciones altas, como ocurre permanentemente en las comunas donde se permiten edificios en altura en vastos sectores y no en lugares bien acotados.

La tendencia universal del urbanismo moderno es situar las obras en la más plena armonía con el paisaje lejano y el medio ambiente circundante.

Con las puertas aprobadas unánimemente por el Concejo Comunal que me correspondió presidir, se logró una identificación de los límites geográficos de la comuna; mostrando claramente donde están sus principales accesos. Cumplir con la responsabilidad de hacer visible para toda la ciudad la Cordillera de los Andes; posibilitar el diseño de edificios en altura de tipo ciudadano, que alberguen departamentos plenamente despejados de obstáculos visuales, mirando hacia los 4 puntos cardinales y captando el paisaje desde mayor altura (supongamos 30 pisos o más) con vistas espectaculares y logrando mejores condiciones comerciales con la pared continua de 12 pisos que, sin razón urbanística, pretende imponer la extemporánea propuesta del alcalde Montt.

Por último, cabe observar que en Vespucio existen hermosos equipamientos de baja altura, como son el Colegio La Salle o las Monjas Teresianas que ocupan, a lo menos, 300 metros con frente a Vespucio; la parroquia de la Natividad con su escuela; un convento y la casa "Marotto" son algunas de las edificaciones declaradas de conservación patrimonial en el actual Plan Regulador, y que ocupan una parte importante del frente comunal hacia dicha avenida. Espero que el nuevo Plan Regulador propuesto no esté pretendiendo interesar a empresas para la demolición de estos edificios. Esta necesaria visión obliga a los urbanistas a pensar sus propuestas atendiendo a la realidad existente. Proyectos no fundados en ella, en nada ayudan al desarrollo factible y sustentable en el tiempo, que todo plan debe considerar.

Por otra parte, es necesario advertir que las normas que rigen para los edificios en altura aplican las mismas condiciones a los edificios desde los 4 a los 15 pisos, salvo la obligación de disponer de ascensor a partir del quinto. En cambio de 15 pisos hacia arriba, las condiciones de la edificación cambian notablemente al disponer el uso de ascensores especialmente calculados en sus capacidades y velocidad; cajas de escaleras presurizadas como áreas de escape y sofisticados sistemas contra incendios, incluyendo terrazas de salvamento con posibilidad de acceso para operaciones de helicópteros.

Estas modernas especificaciones apoyan la idea de que la altura de 12 pisos es la peor de las alturas porque urbanísticamente, a escala humana, es una pared separadora y no integradora.

En síntesis, la intención del alcalde de reforzar la esencia residencial de la comuna estaría operando en sentido contrario, con la eliminación de las Puertas Comunales ya que éstas, precisamente, internalizan en los vecinos el concepto que originó el ideal de la "comuna autónoma" como lugar de vida en común de muchas familias que echan raíces y conviven solidariamente en un lugar que les es propio y aman. //LND

La Nación

Serrano 14, Oficina 601-603, Santiago
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.