La Nación

Inicio » Vida y Estilo

Nombres caballos

En Chile el Stud Book registra aproximadamente ochenta mil nombres de los caballos y su parentela. El organismo tiene la facultad de rechazar o eliminar. Por ejemplo, modificó Tontito el Viejito por sólo El Viejito, tras el reclamo de una persona que acusó al propietario -un ex socio - de burlarse de él.

Domingo 14 de noviembre de 2004

Ahora sí que me metieron en las patas de los caballos. La tarea encomendada fue escribir sobre por qué no da lo mismo votar, perdón, apostar, en el Hipódromo Chile o en el Club Hípico de la capital por el 5 en la quinta carrera, sino por La Señorita, o Pide un Deseo o La Señora Alegre. Me pidieron que me sumergiera en las razones para bautizar con singulares denominaciones a los purasangre que en cada cita llevan en sus extremidades las ilusiones de cientos de miles de jugadores.

¡Cómo no!, si en cada una de las 84 reuniones anuales, sólo el Club Hípico y el Hipódromo Chile en Santiago reciben aproximadamente 300 millones de pesos cada uno en apuestas, esto es del orden de US$ 1,8 millón, lo que denota la importancia de llamarse de determinada manera. Una sicóloga consultada sobre las motivaciones para ponerle nombre a animales u objetos, precisó que aquello obedece a la proyección de sentimientos que hace una persona, en este caso el criador o el propietario.

Y así lo entendió Jaime Díaz de Valdés, ejecutivo y custodio a cargo del Stud Book de Chile que encierra unos 80 mil registros vigentes, cuando atendió a un propietario de caballo de carrera al que registró bajo el nombre de Joromalclair. Recuerda que "cuando le hice ver mi extrañeza por la unión de consonantes y vocales aparentemente sin sentido, la persona en forma amable, pero muy firme, se salió con la suya al explicar que el apodo obedecía a la sigla formada con los nombres de todos sus nietos".

 

FIEBRE APELATIVA EQUINA

El ejecutivo del Club Hípico de Santiago agregó que distinto fue el caso cuando la comisión encargada de evaluar los reclamos, atendió y modificó el apelativo Tontito El Viejito, y lo dejó sólo en El Viejito, en función de una queja. Como en los programas y registros, entre otros datos se publica el nombre de un animal y el de su propietario; una persona reclamó que el dueño del pingo era un ex socio con el que se encontraba peleado y que había bautizado así al caballo sólo para burlarse de él. En cambio, mal le fue a otro reclamante de apellido Gárate. La comisión del Stud Book no encontró mérito en su alegación para que se eliminara el nombre de un caballo bautizado Garachuma. El organismo consideró que mejor quedara sólo para el afectado la traducción que él hizo de un chilenismo con el que se sintió agraviado por el dueño del animal. Hay otros nombres que se explican por sí mismos, por ejemplo Reina de Puangue, seguramente por su lugar de nacimiento.

 

Misterios no aclarados

Pero qué pensar sobre las motivaciones que tuvo un propietario para bautizar a un pingo como Mitómano. ¿Le aseguró que ganaría una carrera y se quedó en el partidor? Misterios de la hípica. O ¿acaso el nombre de Pena Olvidada fue el patronímico para una potranca con el que su dueño se quiso sacar una flecha de su corazón sangrante?

Los signos de interrogación aumentan cuando uno se encuentra con apelativos como Tema del Sermón, al tiempo que cabe la pregunta de si Periférico es un caballo redondo, o si corre tratando de morderse la cola.

¿Angustias tiene las cejas como un ex entrenador de la Selección Nacional de Fútbol?. ¿Qué debo pensar de Surrealista?, ¿qué es un discípulo de André Breton o que corre como que no quiere la cosa y con un aire ausente sin que le importen sus competidores?

Y para qué buscarle una connotación al caballo que lleva por nombre Faazista en función de su fonética.¿Tendrá prejuicios raciales?

Díaz de Valdés recuerda que las circunstancias históricas contribuyen también a la denominación de los actores del denominado deporte de rey. Así una sola persona, afecta al general Pinochet nombró a un ejemplar Llegó El Tata, tras el episodio del regreso del militar de su prisión en Londres. También, haciendo gala de su lealtad, nominó a otro Gracias Mi General.

En lo personal, recuerdo a Distinguidita. No soy hípico, pero hace varios años, estando en el Hipódromo invitado por unos amigos, al terminar la jornada y ante la mala racha de mis invitantes, la esposa de uno de ellos me dijo:"Escoge el que quieras a ganador".Como soy lego en la materia, tras leer los nombres en el programa, le respondí: "Creo que tiene que ser Distinguidita, tal como usted. pues".

¡Cuál no sería la sorpresa! cuando con la suerte del principiante ganó la potranca y el marido de mi amiga debió disculparse ante ella, después de haberla amenazado con las penas del infierno por jugar a un caballo sin posibilidades. Cosas del turf.

 

El who is who caballuno

El Stud Book compendia el quién es quién de los caballos que han ganado pruebas clásicas. En Chile, el registro de los purasangre data desde el siglo antepasado, por iniciativa del Club Hípico de Concepción (1876), el Club Hípico de Santiago (1869) y el Sporting Club de Valparaíso (1884).

Díaz de Valdés destacó cómo, gracias a la revolución tecnológica, el registro de los finasangre, sus padres y propietarios, permitió que en 1984 dejara de llenarse en forma manual. Subrayó que ingenieros chilenos crearon un programa computacional que hizo posible optimizar esa labor, que a estas alturas comprende unos ochenta mil nombres vigentes.

Con todo, advirtió que tras sucesivas modernizaciones, ahora con un método importado y teniendo como base el producto nacional, el sistema foráneo, por ser lógico, impide la eliminación de los nombres de los ejemplares que ya cumplieron su vida útil. En efecto, dice Díaz de Valdés, si la computadora hablara, nos diría: "No puede borrar a Fulanito de Tal porque aquél tiene una historia contenida en su padre reproductor y la yegua madre". En suma, éste puede ser un buen reto para la ingeniería nacional. De lo contrario, siempre en la hipótesis de que el computador nos hable, en un tiempo más y a medida que se siga engrosando la lista, el ordenador podría gritar: ¡Guarden, que se nos cae la caballería encima...! Pero volviendo a los nombres de los equinos de carrera, hoy día la importancia de los apelativos sirve también para el pasaporte de los que viajan al extranjero. Claro, el negocio de la exportación de caballos de carrera se muestra promisorio. El 2003 viajaron con nuevos rumbos 75 ejemplares, especialmente a los Estados Unidos, el principal mercado. El mismo encierra grandes expectativas por los beneficios del Tratado de Libre Comercio (TLC) con el país del norte al abaratar los costos, una vez que la glosa correspondiente a este comercio quede con cero arancel para ingresar a los EE.UU. Por tamaño, Chile se puede comparar con Uruguay, el que sólo exportó 13 ejemplares en el mismo período, lo que da cuenta de la calidad y de la relación precio del producto caballuno nacional.LND.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.