La Nación

Inicio » Vida y Estilo

Se triplican intentos de suicidios en Chile en los últimos doce años

La gran mayoría prefiere morir consumiendo medicamentos. Lo preocupante es que en la mitad de estos casos se trata de menores de 14 años, que muchas veces no logran su objetivo. Especialistas esperan que el ingreso de la depresión al AUGE logre bajar estas malas cifras.

Viernes 13 de octubre de 2006

Algunos lo llaman una cobardía, pero para quienes sufren de algún trastorno mental, puede ser la única salida. Los suicidios se han duplicado en la última década en el país, convirtiéndolo en un problema de salud pública.

Según cifras entregadas por el Centro de Información Toxicológica y de Medicamentos (Cituc), las consultas de jóvenes que han tratado de terminar con sus vidas, se triplicó en los últimos doce años.

Actualmente de las tres mil llamadas para pedir ayuda al centro, un 78% corresponde a pacientes que ingirieron medicamentos o sustancias tóxicas. De éstos, un 30% son personas de entre 20 y 74 años. Lo más preocupante -aseguró el subdirector de Cituc, Juan Carlos Ríos, es que la mitad son menores de 14 años.

"Tuvimos incluso una niña de nueve años que estaba intoxicada con pastillas. No pudimos seguir el caso, no sabemos qué pasó con ella, pero vemos que los intentos de suicidio van creciendo cada vez más, ya que un 17% de los llamados son por esta causa, cifra que hace doce años no superaba el 5%", advirtió.

El especialista planteó que las mujeres siguen encabezando la lista de quienes desean morir con un 82% versus un 15% de los hombres. La relación por sexo es diferente según la edad: en la adultez, dos mujeres quieren terminar con su vida por cada hombre, mientras que en la adolescencia la cifra se dispara a cuatro por uno.

"El 93% de las intoxicaciones intencionales con fines suicidas son con medicamentos. Dentro de este grupo, aquellos relacionados con el sistema nervioso central son los más utilizados, seguidos por los analgésicos y aquellos para el sistema respiratorio", agregó Ríos.

El aumento de la tasa de suicidios tiene perplejos a los expertos. Ninguna enfermedad, incluido el cáncer y los problemas cardiovasculares, ha crecido al nivel de esta práctica, tras la cual se esconden distintos tipos de enfermedades mentales.

"En más del 90% de los suicidios hay problemas afectivos y anímicos, siendo el principal la depresión", comentó el jefe de la Unidad de Salud Mental del Minsal, Alberto Minoletti.

Lo peor es la carga sanitaria al sistema público que generan los pacientes que, en su intento por morir, sobreviven.

El director de la Sociedad de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía, Pedro Retamal, aseguró que más de 30 mil personas que fallaron al suicidarse son atendidas en los hospitales cada año.

"Aunque no todos fallecen, la mayoría son pacientes graves que quedan vegetales o con graves secuelas", precisó el facultativo.

Impacto del Auge

El panorama mental de los chilenos no es auspicioso. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de no tomarse cartas en el asunto la depresión podría ocupar el primer lugar entre las patologías que generan mayor pérdida de años por discapacidad de aquí al 2020. Superando incluso a los problemas coronarios.

Por el momento, los 800 mil chilenos que sufren de trastornos anímicos, dan cuenta de que hay que abordar el tema. Y pronto.

Las autoridades dieron el primer paso, incluyendo dentro del Plan AUGE el diagnóstico y el tratamiento de la esquizofrenia y la depresión.

En este último caso, cerca de 51 mil 500 personas han sido atendidas por este beneficio en el sistema público, desde que comenzó a implementarse en julio de este año.

Aunque los expertos auguran que el impacto del AUGE recién podrá observarse dentro de los próximos 5 ó 6 años, aún hay mucho por hacer.

"Más que tratar la depresión, lo ideal sería prevenirla. Esto implica que desde la infancia, los padres entreguen protección y una red social de apoyo que permita tener una mejor calidad de vida", afirmó Retamal.

Similar es la opinión del psiquiatra del Instituto Neuropsiquiátrico de Chile (INC), Raúl Springmüller. "Si se logra un diagnóstico temprano y precoz de la depresión, la tasa de suicidios podría bajar en casi un 80%. Esta cifra de detección mejorará con el AUGE, especialmente en la atención primaria".

Preocupación en el minsal

Un llamado a aprobar lo antes posible el proyecto sobre Derechos y Deberes de los Pacientes, realizó ayer la ministra de Salud, María Soledad Barría.

La iniciativa incluye por primera vez, la protección de las personas con problemas de salud mental, algo que es inédito en América Latina.

Para la secretaria de Estado no es menor que tres y medio millones de personas sufran algún trastorno mental.

"Este será un paso importante en el reconocimiento en los derechos de quienes sufren alguna enfermedad mental, de reconocerlos como personas igual que el resto de la sociedad", destacó.

Los nuevos derechos que tendrán estos pacientes son variados: se debe respetar su dignidad y libertad, tener acceso a la información y a decidir de manera informada, confidencialidad, privacidad, si quiere que se le practiquen tratamientos o procedimientos. Esto último estará resguardado con su consentimiento.

Para ello, las personas con problemas mentales deberán tener un tutor. Además contarán con un abogado que los represente en caso de tomar una decisión en las que él no pueda ejercer su voluntad. Se regularán además los tratamientos y hospitalizaciones contra la voluntad de la persona y los tratamientos irreversibles como psicocirugía o esterilización.

"Es importante como sociedad que se reflexione en torno a cómo enfrentar los problemas de salud mental, de manera de ampliar la capacidad de tolerar y convivir con personas distintas, ya que esto es parte de su rehabilitación", dijo la secretaria de Estado.

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.