La Nación

Inicio » País

Con alusiones al golpe de Estado, despiden a Pinochet con honores

Con alusiones al golpe de Estado, despiden a Pinochet con honores

Luego de la misa exequial y de los discursos de despedida, se desarrolló la ceremonia de honores militares. Viuda del ex dictador recibió el pabellón patrio y se vio visiblemente emocionada durante la homilía en que la alusión al Golpe de Estado generó vítores entre las más de tres mil personas que se encuentran al interior de la Escuela Militar. Se estima que en las afueras del recinto hay más de 50 mil personas.

Martes 12 de diciembre de 2006

Noticia en permanente actualización

El sonido de la trompeta y la entrega a Lucía Hiriart del pabellón nacional fueron los puntos que dieron inicio a la etapa final de los funerales de Augusto Pinochet.

Si primero fue la misa exequial, luego los discursos, el paso siguiente fue el traslado del féretro al patio de honor donde su cuerpo sin vida recibió el homenaje propio de los ex comandantes en jefe del Ejército.

Previamente la viuda del ex dictador recibió emocionada la bandera que cubría su ataúd, el gesto fue precedido de un minuto de silencio por el descanso del alma del general en retiro.

A continuación el mismo grupo encargado de ingresar con la urna procedió a realizar el acto final en que la banda de la Escuela Militar efectuará su homenaje y se dispararán cañones en recuerdo del ya desaparecido jefe castrense.

El féretro a bordo de la cureña avanzó a través del Patio Honor, hasta el cual se trasladaron los familiares de Pinochet. La ceremonia fiel al protocolo castrense, dispone que el carro sea impulsado por seis caballos y más atrás avanza solitario un caballo sin su jinete.

A la par Pinochet recibió el homenaje de los miembros de las unidades en las cuales prestó servicios: Escuela Militar, Acedemia de Guerra, Regimientos Reforzados números 4 y 7, Regimientos de Infantería números 2 y 9, y de los batallones de infantería Carampangue y Esmeralda. Como era de esperar las bandas interpretar la melodía favorita del ex dictador: los viejos estandartes.

Aprovechando el caos provocado por este nuevo acto la ministra de Defensa, Vivianne Blanlot, abandonó rauda el recinto, evitando así que fuera nuevamente abucheada por los asistentes que rechazaron con gritos su presencia. Antes, cuando recién llegó al recinto, los hijos de Pinochet habían depositado la bandera nacional en su féretro como una actividad de desagravio.

La urna luego fue trasladada luego rumbo a la Pirámide para viajar rumbo al camposanto escogido por la familia para la ceremonia de incineración.

La urna con los restos de Augusto Pinochet estuvo por dos horas instalada en el centro del Patio Alpatacal en la Escuela Militar de Santiago, donde se desarrolló la misa exequial a cargo del obispo castrense Juan Barros Madrid, en que la alusión al Golpe de Estado causó gritos de emoción especialmente cuando mencionó que las "circunstancias complejas" obligaron a Pinochet a tomar esta determinación. Después se realizaron los discursos de rigor.

El relato

A las 10:46 horas ingresó el féretro del ex dictador y como era de esperar, la multitud, que supera con creces las tres mil personas, rompió en improvisados aplausos y vítores.

El féretro fue transportado por ocho oficiales del Ejército vestidos de gala, quienes atravesaron el patio para instalar la urna justo en el medio. Inmediatamente después los familiares se acercaron para decirle su último adiós.

La tranquilidad al recinto retornó de inmediato pues se dio inicio a los rezos del Rosario que terminaron justo a las 11:00 horas.

En la primera fila de los asientos se ubica la familia Pinochet-Hiriart, pero fue la esposa del ex dictador Lucía Hiriart quien ingresó más tarde, a las 10:54 horas, y como era de prever sus pasos fueron seguidos por improvisados aplausos y algunos tímidos gritos como "Viva Chile". Durante toda la ceremonia se observó a Lucía Hiriart visiblemente emocionada lo mismo que su hija Lucía Pinochet.

Misa

En sus palabras el obispo castrense Juan Barros indicó que no hay que olvidar el concepto cristiano de la muerte no como un fin, sino como un paso más. A la vez dedicó generosas palabras a Lucía Hiriart al señalar que fue su compañera en todo momento incluso cuando recibió su extremaunción. Esta alusión generó aplausos entre los asistentes al recinto castrenses y aumentó el pesar que se refleja en el rostro de la ahora viuda.

Pero la mención al Golpe de Estado fue lejos la más aplaudida. Sutilmente el clérigo indicó %B%"como comandante en jefe juzgó que debía intervenir en horas críticas de nuestra historia patria, en estas circunstancias complejas se produjeron también dolorosos acontecimientos que causaron sufrimientos y heridas en el seno de la familia chilena".

Sin más sus palabras generaron gritos improvisados de la multitud los que se acentuaron cuando mencionó que correspondía recordar que "el sacrificio de tantos compatriotas no será en vano".

El obispo luego se refiero a la importancia de la vocación militar, para enlazar esta idea con la venida del Papa Juan Pablo II y el rol que tuvo que cumplir Pinochet como anfitrión de esta alta autoridad de la Iglesia Católica.

Acto seguido se dio inicio al saludo de la paz e inmediatamente después, tal como en todas las ceremonias litúrgicas, se efectúo la comunión. El religioso a continuación concurrió hasta el féretro, donde bendijo sus restos, dando por concluida la ceremonia.

Los aplausos fueron nuevamente la tónica, concretando así el fin de esta misa exequial y marcando el inicio de la segunda etapa de estos funerales.

Asistentes

En el Patio Alpatacal no sólo se encuentran ex oficiales del Ejército, uniformados y familiares del ex dictador sino que también se permitió la participación de algunos de las cientos de personas que han acudido a los diferentes responsos y misas que caracterizaron la jornada pasada.

También se ha visto a cercanos al ex dictador como el jefe del equipo jurídico del ex dictador, Pablo Rodríguez Grez, que recibió aplausos espontáneos de la multitud congregada en el lugar o bien el senador Jorge Arancibia. Junto a ellos se encuentran los presidentes de los partidos políticos de la Alianza Carlos y Hernán Larraín.

La Nación

Serrano 14, Oficina 601-603, Santiago
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.