Miércoles, 22 febrero 2017 | 03:19 » UF$ 26.363,90 US$ 643,63 €$ 678,46

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » País

Ex ministro de Pinochet declara vigente la obra política y económica del ex dictador

El otrora ministro del Interior, Carlos Cáceres, justificó el golpe de Estado y reivindicó por completo el accionar del régimen militar, definiendo a Pinochet como "el padre de la modernización de Chile". Incluso, desconoció que el Presidente Lagos firmó el 2005 la nueva Constitución Política, y dijo que la carta magna sigue siendo la de Pinochet.

Martes 12 de diciembre de 2006 + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

Si hubo un discurso pormenorizado sobre "la obra" por la cual el ex dictador Augusto Pinochet quisiera ser recordado, éste fue el de su ex ministro del Interior, Carlos Cáceres, quien no sólo justificó el golpe de Estado, sino que además lo definió como "el padre de la modernización de Chile", cuyos fundamentos "no han sido conculcados",

Hablando en nombre de sus ex colaboradores, Cáceres afirmó que "es para todos nosotros un privilegio haber colaborado en las tareas de gobierno del Presidente Augusto Pinochet. Cada uno de nosotros sintió que su convocatoria obedecía a su íntimo propósito de integrar a un grupo humano, de civiles y militares, que se sintieran participes de su profunda vocación de servicio al país".

"No hubo dudas ante esa solicitud, preciso, pues "nos comprometimos con la noble misión de restaurar desde los cimientos el autentico sentido de nuestra historia patria".

Vino entonces el recuento histórico de lo obrado: "cuando el Presidente Pinochet asume, en primera instancia, el cargo de Presidente de la Junta de Gobierno, él y sus camaradas de armas proclaman al país que el objetivo principal de gobierno será establecer en Chile las condiciones para el imperio de una sociedad de libertades".

Cáceres explicó que "había en él plena conciencia que la razón última que había llevado a las Fuerzas Armadas y de Orden a aceptar las demandas de la ciudadanía, tenía su explicación no sólo en el caos reinante, sino en una larga trayectoria de vida cívica, en la cual un creciente estatismo había cercenado las libertades individuales".

"Se asume en ese momento el compromiso de trascendencia de transformar al país en sus estructuras políticas, económicas y sociales. Todas ellas, enraizadas en el valor moral de la libertad", explicó.

Recordo entonces que "al cumplirse seis meses de gobierno, en marzo de 1974, en su calidad de Presidente de la Junta de Gobierno, da a conocer el conjunto de principios que servirán como fundamento a su mandato. La declaración de principios establece que el hombre tiene derechos que son anteriores y preeminentes al Estado, y que a éste le corresponde garantizarlos en todos sus ámbitos".

"Surge allí -sentenció- el principio rector de su acción: el principio de la subsidiaridad, que señala que la responsabilidad individual siempre debe preceder a la responsabilidad global. Es el individuo el que está dotado de capacidades y de facultades para asumir las responsabilidades que le son propias. El Estado deberá resguardar ese orden y ejercer las políticas para hacer posible el acceso a una igualdad de oportunidades, en un marco de orden jurídico y de seguridad nacional".

Luego detalló que "como una derivación del orden de la subsidiariedad emerge el requerimiento de cautelar el derecho de propiedad, y sobre él descansa el ejercicio de la libre iniciativa. Se genera así el adecuado vínculo para la presencia de una armonía social, en que el orden económico se entrelaza con el orden político y ambos se sustentan en el orden de la moral".

Aún así, reconoció que "como todo gobierno éste tuvo momentos de expectativas, de realizaciones y también de frustraciones y desazones, pero como autentico conductor jamás se alejó de los objetivos centrales. Supo amainar las tempestades y no satisfacerse en los mares de la tranquilidad".

Pero acotó que %b%"en momentos difíciles, cuando las crisis externas golpearon con severidad al país, y en muchos cundía el desanimo y la confusión, el Presidente Pinochet mantuvo con valentía y visión de su futuro su lealtad con los principios de libertad y justicia social en los que siempre creyó".

Recordo luego que "con esa misma valentía, visión y prudencia le evitó a Chile lo que habría sido una tragedia de consecuencias insospechadas: la guerra con Argentina. En esos dramáticos días, el Presidente Pinochet supo dirigir con maestría los destinos del país y la insensatez de la guerra se alejó de nuestras fronteras".%b%

"Bajo su administración -afirmó- hubo que enfrentar situaciones de extremismo, de violencia política, y de agresión terrorista, que llevaron al país a circunstancias de beligerancia, que dejan secuelas sólo de división y de dolor.

A su juicio,"con fidelidad a la convocatoria que hiciera al pueblo de Chile, a las Fuerzas Armadas y de Orden, supo integrar al país y generar las condiciones para una sostenida prosperidad. La obra modernizadora del gobierno militar, que encabezara el Presidente Pinochet está hoy presente".

"Lo cierto es que -sentenció- él es el padre de la modernización de Chile: la apertura comercial, las privatizaciones, el orden macroeconómico, la reforma fiscal y tributarias, las reformas a la seguridad social, a la salud y la educación, y la política social, focalizada hacia los más pobres, y destinada a acrecentar su posibilidad de generación de ingresos, quedan todos ellos registrados como aspectos decisivos y diferenciadores de su gobierno.

"No podemos -agregó- dejar de mencionar que las bases de las políticas sociales focalizadas en los más pobres se sentaron en su gobierno. El énfasis en la atención primaria de salud, el subsidio a la vivienda, y el fin de la desnutrición infantil, entre muchos otros logros son frutos de su visión".

Es más, sentenció que los fundamentos de la transformación que él llevara adelante no han sido conculcados, porque ellos descansan en lo que él, en forma pionera, observara en los años 70, y que hoy constituye un activo importante en la sociedad occidental: abrir los espacios al ejercicio de la responsabilidad y las libertades individuales con la presencia de un Estado de derecho, que observa y custodia los valores esenciales de una democracia que tiene sentido como forma de gobierno, y también como forma de vida.

Cáceres prosiguió entonces con las transformaciones sociales y políticas: "apreciamos en él el sentido de la necesidad de un orden social, que en función de jerarquías naturales y formales, generara esa red virtuosa en la cual se da la alternativa de entregar el mayor potencial individual".

Y relevando el espíritu fundacional del régimen militar, indicó que "las realizaciones del gobierno militar que él encabezara, están extendidas a lo largo del país y la historia habrá de recoger en plenitud la transformación radical que experimentó Chile en cada uno de los ámbitos de su vida económica.

Al generar las condiciones para llevar adelante la capacidad de emprendimiento en la referencia de garantías esenciales, abrió los caminos para que tras ese avance estructural se dieran las condiciones para una prosperidad que alcanzara a todos los chilenos.

Los logros en materia económico permitieron cambiarle el rostro al país, básicamente también porque cambió la mentalidad de los chilenos, en el sentido de apreciar que es el esfuerzo personal, motivado por la libertad y la responsabilidad, el que conduce al sostenido bienestar.

Es más, para Cáceres "la herencia del gobierno de Pinochet no se limita al modelo de libertad económica. Su legado abarca todos los ámbitos donde se despliega la libertad de las personas. Su visión de estadista lo lleva a reconocer la necesidad de la presencia de instituciones que le dieran permanencia y continuidad importante a su obra de modernización".

El ex ministro indicó entonces que no sólo era imprescindible el reordenamiento económico, era también indispensable perseverar en un orden político que estableciera las garantías esenciales para una autentica sociedad de libertades. Allí está la Constitución Política del año 1980. Una carta fundamental que tiene como base aquellos principios que fueron señalados en 1974 como aspectos sustantivos de su gobierno".

"Ésta ha sido modificada y perfeccionada, incluso bajo su mandato, pero sigue siendo la carta magna de nuestra convivencia política., dijo, desconociendo que el ex Presidente Lagos firmó una nueva Constitución el 2005.

Mientras esta norma fundamental siga enraizada en los principios de libertad, autonomías institucionales y equilibrio de poderes que la caracterizan, seguirá siendo una de las herencias más destacadas que le ha dejado a las generaciones futuras.

Para Cáceres, el compromiso del Presidente Pinochet fue con la democracia, aquella que no se agota al acto electoral, sino que se amplia al ejercicio de las libres decisiones, en todas las materias que son de competencia de los individuos. Ese compromiso fue la consecuencia lógica y necesaria de su fe en la libertad, y lo cumplió con sabiduría, prudencia y desinterés personal. .

Al dar cuenta de la transición a la democracia, Cáceres manifestó que "hay en esa obra fundacional un legado de particular significación para la vida del país. Quedaba sin embargo, la última etapa del proceso: el cumplimiento fiel al compromiso contraído de respetar la Constitución hacer palpable que jamás estuvo en su mente la búsqueda del poder por el poder".

Afirmó, en ese contexto, "sometido al veredicto de la ciudadanía, que indicó la vuelta a la plenitud de la democracia, mostró una vez más su nobleza, generosidad y fidelidad. La entrega de los símbolos del mando presidencial constituyen una clara indicación a un sentido de unidad y continuidad al proyecto del país. De verdad, el legado del Presidente Pinochet no está sólo en las instituciones y en las modernizaciones, está también en las actitudes y las amenazas que logró evitar".

RSS»

País

Redes Sociales »

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.