Lunes, 22 diciembre 2014 | 18:16 » UF$ 24.627,10 US$ 612,55 €$ 747,48

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Mercado del Placer

Sexo entre judíos y árabes promueve sitio porno

"Si la gente tuviese más sexo pensaría menos en el conflicto", dijo encargado de página Parpar1.com. Tiene secciones "Milicia Talibán", "Temblor Árabe", "Orgasmo Judío" o "Sexo en el Ejército".

Martes 20 de mayo de 2008 + Sigue a Nación.cl en Facebook y Twitter

Hacer el amor y no la guerra es lo que trata de promover la página israelí de pornografía amateur "Parpar1", que propone el sexo entre árabes y judíos como solución alternativa al interminable conflicto de Oriente Medio.

"En los periódicos leemos siempre sobre guerra, ataques, asesinatos.... Si la gente tuviese más sexo pensaría menos en el conflicto", dijo a Efe Shay Malul, programador informático de 44 años y copropietario del negocio.

En pro de este objetivo, www.Parpar1.com ofrece estimulantes imágenes con protagonistas nacidos en Oriente Medio y bajo títulos como "Milicia Talibán", "Temblor Árabe", "Orgasmo Judío" o "Sexo en el Ejército" en las que, entre otras cosas, se puede ver a judíos y árabes en escenas pornográficas.

Escenas lúbricas entre las dunas del desierto, mujeres desnudas tocadas con un pañuelo beduino del que sólo asoman los ojos, judías masturbándose al lado de carteles que apuntan hacia Egipto y Jordania, y otras muchas imágenes provocadoras tratan de excitar la imaginación y fomentar en esta web el "sexo intercultural".

"Grabamos de forma profesional a hombres y mujeres que no son actores profesionales. Esto es sexo real: sin maquillaje y sin silicona, es como ver a tu vecino", explica Malul.

Escenas de sexo adornadas con la bandera blanquiazul con la estrella de David o la mezquita de Al Aksa, uniformes del Ejército israelí, kefiyas (pañuelos palestinos) y otros símbolos nacionales y religiosos judíos e islámicos contrastan en esta página con la espiritualidad y religiosidad propias de Tierra Santa.

Malul y su socio, Avi Levy, iniciaron el negocio en el 2001 y están orgullosos de haber encontrado lo que consideran un lucrativo nicho de mercado. Según ellos, cada día entre 20.000 y 50.000 personas pagan por ver los cientos de vídeos de Parpar1.

"Hasta ahora no había israelíes en porno. Había americanos, alemanes, indios, ingleses, pero no había israelíes, porque es muy difícil encontrar chicas aquí que estén dispuestas. Este es un país muy pequeño, con sólo 7 millones de habitantes, y todo el mundo conoce a todo el mundo", dice Malul, que asegura que al principio fue difícil lidiar con las reservas de las israelíes.

Pero pronto encontraron candidatas y mucho menos les costó encontrar aspirantes masculinos dispuestos a participar en los vídeos. Ahora cuentan con un plantel de unas 80 mujeres y 200 hombres que protagonizan las cintas amateurs, y la web sube nuevas películas a la red cada semana.

La página, sin duda, ha logrado atraer la atención en Oriente Medio y, según sus propietarios, causa sensación no sólo en Israel, sino también en muchos países árabes como Siria, Egipto y países del Golfo, además de Irán, EEUU y varios europeos, incluido España. "En Israel todos los hombres nos conocen. Todo el mundo sabe lo que es Parpar1", asegura Malul, que prefiere no dar información sobre el volumen de negocio.

Por 250 shekels al mes (unos 50 euros o 75 dólares) los clientes tienen acceso a las películas en las que el sexo trata de relajar la tensión regional y sustituir con "escenas hermosas", según los promotores, las duras imágenes de un conflicto que dura ya más de seis décadas.

La mezcla de culturas y nacionalidades, aderezada con el morbo que aporta el que estas estén enfrentadas, es el "gancho" por el que apuesta Parpar1, aunque sus propietarios reconocen que en definitiva la clave de su éxito es, simple y llanamente, el mostrar sexo explícito.

"Al final no importa si lo que se ve son árabes, judíos, mexicanos o italianos. Todo el mundo es igual, hay que dejar de lado las diferencias y las religiones", dice Malul, orgulloso del éxito de su negocio y que asegura que "si logro que alguien tenga un orgasmo, eso me hace feliz".

Bien sea por el morbo de la novedad o el atractivo de conocer íntimamente al enemigo, la cuestión es que la propuesta de Parpar parece tener más éxito que muchas otras iniciativas de paz.

Redes Sociales »

Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.