La Nación

Inicio » Cultura y Entretención

  "Los escritores nacionales me aburren"

  "Los escritores nacionales me aburren"

  "Quizá la culpa es mía, ahora no me importa que ellos me lean y crucifiquen", asegura el autor nacional, inédito hasta el momento, que sobrevivió hasta ahora ganando concursos literarios, y que sale del anonimato con el auspicio de la crítica y una pistola Colt en un cajón.

Jueves 12 de junio de 2008


La semana pasada estuvo en Santiago para juntarse con encargados de la editorial. Salió de la localidad sureña de Niebla para instalarse un par de horas en un hotel en pleno centro de la ciudad. La grabadora se encendió en una fuente de soda de calle Huérfanos, donde se escuchaba de fondo el famoso rap de Jovanotti, que a cada rato repite "tempo". Aquí, la historia.

El 2002 Marcelo Lillo (51), inédito hasta el momento, decidió dedicarse por completo a la literatura. "Ya había ganado más de 20 premios, entre regionales y nacionales, me había peleado con todos los escritores de Valdivia. Trabajaba en colegios y preuniversitarios, vendí lo que tenía y nos fuimos con mi señora y dos perros a Mehuín, 70 kilómetros al norte de Valdivia", cuenta quien luego se instaló definitivamente en Niebla, una pequeña localidad cerca de esa ciudad.

"En cada premio yo me jugaba la vida", dice Lillo, y agrega que en 1999 destruyó toda la obra que llevaba escrita. "A pesar de que mi primer premio literario lo gané a los 19 años, pero le dije a mi mujer, tengo que cambiar mi forma de escribir". Y así escribió "Hielo", relato con el que ganó el concurso de cuentos de la revista "Paula", ese mismo año, por unanimidad.

"ESTAMOS TODOS MAL"

Se terminaba el siglo XX y Marcelo Lillo decidió cambiar de vida, y se aseguró comprando un revólver Colt 45 con municiones. "Yo no voy a regresar atrás si me va mal ¡qué pasa si me canso de todo esto! Me pego un tiro", afirma.

Al preguntarle dice no sentirse identificado con el cuento "Sensini", de Roberto Bolaño. Ese escritor que sobrevive a costa de ganar concursos literarios de provincia. "Quizá me parezca un poco, pero me gusta más la actitud de Bolaño, porque no sólo era un escritor sino un artista".

Lillo, quien lee por estos días a Chuck Palahniuk y Philip Roth, cree que la inspiración se llama "una buena idea y lo demás es trabajo. Raymond Carver decía que para ser un gran escritor se necesitan tres cosas: talento, ambición y suerte. En Chile nadie escribe novelas ambiciosas, como Vargas Llosa, Don DeLillo, '2666', de Bolaño".

Y de los escritores nacionales dice "no me interesan, no me gustan, me aburren. Quizá la culpa es mía y no de ellos, pero no te voy a mentir, ahora no me importa que ellos me lean y crucifiquen".

Sobre el medio literario local, Lillo cree que "con todo lo que me ha pasado, tengo piel de rinoceronte, imagínate que entre mis padres adoptivos y yo habían 40 años de diferencia. A los 15 años enterré a mis padres".

Los cuentos de "El fumador y otros relatos" están hechos de un lenguaje simple y nacen de asuntos cotidianos. "Yo no observo, no tomo nota, me siento y escribo. Lo único que sé es que estamos todos mal, y que en lo que escribo hay sucesos calcados de la realidad".

Ha escrito 12 novelas, pero no piensa publicar ninguna. "Uno tiene que aprender a escribir novelas, las he escrito por ejercicio y necesidad. Mi mujer trabajó un año sacando el tarot, estábamos muy mal de plata y en Rancagua había un concurso de novela, faltaban 30 días para el cierre de la postulación. La novela la escribí en 20 días, y gané 1 millón de pesos".

Lillo dice que escribe todos los días de seis de la tarde a ocho de la noche. "Tengo mucho material, escribo dos carillas al día". En la editorial le sugirieron que escribiese una novela, para publicar en España y Chile. "Sería para el 2010, ya tengo el tema, y entre julio y diciembre de este año voy a escribir el primer borrador, unas 500 páginas, que el próximo año comenzaré a trabajar".

Quien lee todas las noches acostado "no puedo leer sentado", dice tener claro todo lo que va a escribir. "Voy a escribir 100 cuentos y unas 4 ó 5 novelas, y tal vez si me va bien, mi autobiografía".

La Nación

Serrano 14, Oficina 601-603, Santiago
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.