La Nación

Inicio » Cultura y Entretención

  "El teatro no es para verlo antes de salir a comer"

  "El teatro no es para verlo antes de salir a comer"

  Tiene 30 años, está ensayando para "La muerte de un vendedor viajero" en el Teatro Nacional y en octubre dirigirá una ópera bufa con sentido popular. Aquí se lo presentamos.

Miércoles 17 de septiembre de 2008


Pablo Teillier partió como aficionado en Temuco, estudió en Santiago con Gustavo Meza y se fue a Italia para perfeccionarse en la Escuela de Teatro de Bolonia. Volvió hace cuatro años y en 2005 actuó en "De academias y subterráneos", aplaudida adaptación teatral de la novela homónima de Guillermo Teillier.

Porque este joven actor, que por estos días ensaya un papel en "La muerte de un vendedor viajero", de Arthur Miller, que dirigida por Raúl Osorio, se estrena el 2 de octubre, es hijo del presidente del Partido Comunista.

No se crió con él, pues cuando nació Guillermo retomaba sus actividades en un PC ilegalizado por la dictadura. "Tenemos una relación bastante buena a pesar de no haber compartido todo lo que uno quisiera compartir con su padre. Es una persona bien ocupada, pero trato de aprovecharlo", dice.

Sus ética teatral es coherente con sus ideas políticas: "El teatro no tiene el carácter utilitario de ir a ver una obra a Bellavista antes de ir a comer a un restaurante, sino un rol fundamental en la sociedad, porque las 300 personas que van a ver una obra tienen una conexión emotiva con el actor, algo que la televisión no puede lograr. Es algo sin rédito económico, pero que entrega una moneda mucho más dura y que no es tangible".

LA BRÚJULA

Pero este año también ha estado participando en el proyecto "Ópera para todos" como actor en "La serva padrona" (La criada patrona), ópera bufa de Giovanni Battista Pergolesi, con la dirección escénica de la italiana Gabriella Medetti, la dirección orquestal de Giovanni Bartoli, el regisseur nacional Pedro Pablo Prudencio, los líricos Patricio Sabaté y Cecilia Frigerio, y la Orquesta Filarmónica de Chile, compuesta por los músicos despedidos de la Filarmónica de Santiago.

"La serva padrona" habla de una empleada que trabaja para un millonario y hace todo para casarse con él, algo inaceptable en el siglo XVII. "Está en italiano, pero funciona bien porque es de piel y tiene un estilo muy puro. No queremos que la periferia venga a ver ópera, sino que la ópera llegue a la periferia", cuenta.

De hecho, en la gira que la ha llevado desde La Legua a Hualpén, más de 15 mil personas vieron el teatro de madera construido a la manera de ese tiempo. Ahora reemplaza a Medetti y espera hacer lo mismo en el Parque Tres Poniente (Maipú), la primera quincena de octubre, para luego iniciar un proyecto basado en el teatro social del argentino Osvaldo Dragún y su obra "Historias para ser contadas". Según él, la intención es "hacer un rescate de personajes populares escrita en los setentas, pero muy contingente en el tema de la desigualdad social".

-Con el bicentenario todos miramos para atrás.
-En este país han pasado tantas cosas: tuvimos una república socialista con Marmaduke Grove que duró 30 días, hubo una matanza en el Seguro Obrero con Arturo Alessandri e Ibáñez del Campo fue golpista antes de asumir el poder por elección popular. La historia es nuestra brújula.

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.