Viernes, 24 febrero 2017 | 09:30 » UF$ 26.373,29 US$ 640,36 €$ 681,20

»BUSCAR »

La Nación

Inicio » Tecnología

Los 153 años de Nikola Tesla: una verdad incómoda para la ciencia

Los 153 años de Nikola Tesla: una verdad incómoda para la ciencia

Tiene grupos de fans en Facebook, su cara en billetes y museos dedicados a su obra. David Bowie lo interpretó en una película y hasta el Dr. House sale en su defensa. Los libros se han encargado de esconder a Nikola Tesla como la vergüenza de que el mayor científico de todos los tiempos haya querido un mundo donde la energía llega gratis a todos los rincones del planeta.

Viernes 10 de julio de 2009 | por Carlos Salazar + Sigue a La Nación en Facebook y Twitter

Como dice el viejo refrán: el mejor truco del diablo es hacernos creer que no existe. El físico croata Nikola Tesla no fue un demonio, pero cada día aparecen más pruebas de que, quizás, ni siquiera perteneció a este planeta. Relegado a las solitarias esquinas del conocimiento hoy sabemos que Edison "inventó" la electricidad, que Marconi creó la radio y que Einstein y Newton son los más grandes físicos de la historia gracias a su teoría incombustible. O al menos gracias a un fantástico trabajo de publicidad.

Imagen foto_00000010Nikola Tesla fúe un científico que se saltó la teoría para crear inventos tan asombrosos para el día de hoy, que nos permiten intuír algo del impacto y suspicacias que generaron en su época. Nacido un 10 de julio de 1856 en Croacia, Tesla revolucionó la teoría eléctrica desarrollando las bases para la generación de corriente alterna. Instalado en Estados Unidos trabajó para Edison quien se apropió de parte de su trabajo y boicoteó el resto.

Algo parecido con Marconi, el supuesto inventor de la radio que patentó el transmisor en el año 1900, tres años después de que Tesla hiciera la primera transmisión de sonido a distancia. Marconi en su primer prototipo utilizó por lo menos 15 piezas patentadas mucho antes a nombre de Tesla y se ganó un inmerecido Nobel el año 1911. Más tarde, fue reconocido con el galardón, pero Tesla se negó a recibirlo.

Como muestra de una vida difícil castigada con el insulto al ingenio, Tesla fue hijo de un predicador y una mujer analfabeta con memoria privilegiada que trataban de hacerlo abandonar sus delirios de inventor desde que a los 5 años creó una especie de molino de viento. A punto de morir víctima del cólera, le hizo prometer a su papá que si sobrevivía lo dejaría ser ingeniero. Se repuso y trabajó su juventud en Budapest donde desarrolló otros inventos como un amplificador, las primeras teorías sobre la corriente alterna y tomó contacto con Edison para pedirle pega armado solo de una carta y cuarenta centavos en el bolsillo. La carta en cuestión estaba firmada por uno de los financistas de Edison en Europa y decía: "Señor Edison, conozco dos grandes personas en el mundo. Uno es usted y el otro este muchacho". El resto de su carrera en América es una serie de robos, abusos y humillaciones que lo llevaron a la desacreditación y la pobreza.

Más estresado que el vecino de Tesla

Durante los veinte años siguientes realizó un gran número de descubrimientos que suenan a ciencia ficción extravagante. ¿Es imaginable una máquina para producir terremotos que, de paso, puede controlar el clima y crear lluvias torrenciales, sequías y tsunamis a voluntad dónde uno ponga el dedo?.

Lo cierto es que Tesla probó un terremoto a escala al conseguir la frecuencia de resonancia en su cuadra y casi derribar el edificio donde vivía. Durante el sismo, sus vecinos lo sorprendieron tratando de apagar un enorme máquina a golpes. A diario, desde su taller, salían enormes relámpagos y truenos que en ocasiones podían escucharse a más de 35 kilómetros de distancia. Experimentos que eran la base para transmitir electricidad lejos y sin cables.

Tesla pudo encender 20 ampolletas a 40 kilómetros de distancia sin necesidad de cables, desarrollar lo que 50 años más tarde sería el rayo láser y generadores eléctricos que extraían energía de la tierra y la atmósfera. Él sabía que el movimiento del planeta genera una cantidad de electricidad ilimitada que reposa sobre nuestras cabezas a diario.

En 1901 inició la construcción de Wardenclyffe, una enorme torre de 65 metros con un terminal esférico de 20 metros de diámetro que aprovechaba las inmensas vibraciones eléctricas del planeta para conseguir energía ilimitada de la tierra y a bajo costo, la cual sería transmitida gratuitamente a todo el mundo lo que le valió el desprecio de la comunidad científica y los inversionistas, que ya le habían adelantado dinero para su megaproyecto. Wardenclyffe se funó a mitad de su construcción.

Cinco años antes, George Westinghouse, cabeza de la compañía de electricidad del mismo nombre compró muchas de las patentes inventadas y por inventar por Tesla para no desclasificarlas jamás en pro del lucro y evitar que tecnologías como los rayos X, el láser, el tubo fluorescente, el radar y la electricidad fueran gratis para el mundo. Por su parte, Edison encontró ayuda en ricos conglomerados que protegían la corriente continua patentada por el norteamericano, incluso con ayuda de gobierno que prohibía por ley el desarrollo de investigaciones sobre la corriente alterna de Tesla. Incluso, Tesla fue perseguido por "agentes" que destruían sus creaciones.

Imagen foto_00000008Viejo, triste, pero satisfecho de su obra, don Nikola acabó sus días sin apoyo de ningún tipo. Desde Croacia recibía una pensión del gobierno que no fue suficiente para sacarlo de la miseria e infelicidad en que falleció el año 1943.

Hoy, Tesla es un prócer que sale en los billetes de 100 dinares en Serbia como un genio al que se le ha negado todo reconocimiento a lo largo de la historia. Hace un par de años, Christopher Nolan (director de "Memento" y el último revival de Batman) vistió a otro extraterrestre como David Bowie en el rol del científico para la película "El gran truco". Revisa la escena aquí.

En una espectacular escena en que lo presentan como un extraño científico al que un mago acude en busca de ayuda. En el encuentro Tesla le confiesa apesadumbrado: "La búsqueda del hombre supera su valentía: La sociedad puede tolerar sólo un gran cambio a la vez. La primera vez que intenté cambiar el mundo me saludaron como a un visionario. La segunda, me pidieron cortesmente que me jubilara". 

Desde entonces se desclasificó la existencia de Nikola Tesla para la gallada, que lo alzó como icono en facebook y páginas web dedicadas a revelar el complot contra el croata. El gobierno norteamericano desclasificó parte de sus notas y patentes, pero no las más relevantes. Los mismos grupos paranoides -con algo de sentido- especulan que el ingenio de Tesla es ocupado hoy como tecnología militar y espacial sin entregarle crédito ni el uso original que el menoscabado físico intentó darles a sus proyectos. Entre ellos se menciona el "rayo de la muerte", una aplicación bélica para sus estudios electromagnéticos y un proyecto para crear terremotos que, según las teorías conspirativas de Salfate y otros iluminados, estaría usando EE.UU para enviar sismos a donde le plazca como arma de destrucción masiva. El estudio de la High Frequency Active Auroral Research Program de Alaska, popularizado como proyecto HAARP sería desarrollado por la Fuerza Aérea de EE.UU, la Marina y la Universidad de Alaska. En teoría busca controlar la electricidad de la ionosfera y con ella, eventos climáticos de proporciones.

Sin ir más lejos, el mismo doctor House, de la serie homónima, también le presta ropa al científico en uno de los primeros capítulos de la cuarta temporada donde deja ver un rayado de pizarra que reza "¡Tesla fue robado!" (en la foto) . Como dice la frase de moda esta semana, "el que cacha, cacha".

RSS»

Tecnología

Redes Sociales »

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial La Nación

Publique con nosotros
Publique con nosotros
Publique con nosotros

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.