29 Noviembre 2021 09:29
Home Internacional Pueblo de Bali defiende un tradicional y extraño rito funerario

Pueblo de Bali defiende un tradicional y extraño rito funerario

La pandemia de coronavirus ha transformado las tradiciones funerarias, pero los vecinos del pueblo indonesio de Trunyan no están dispuestos a cambiar su ritual de depositar los cadáveres bajo un árbol y dejarlo que se descomponga al aire libre.

En el pueblo de Trunyan, en Bali, cuando un habitante muere, su cuerpo es depositado bajo un gran árbol y se deja descomponer lentamente al aire libre, hasta que sólo queda el esqueleto.

La pandemia de coronavirus ha transformado las tradiciones funerarias, pero los vecinos de este pueblo indonesio no están dispuestos a cambiar sus rituales milenarios. 

En este archipiélago del sudeste de Asia, las ceremonias fúnebres se han reducido a la mínima expresión, el personal tiene que llevar equipos de protección y los familiares del difunto no pueden ni abrazarse.

Pero las autoridades locales afirman que este pueblo aislado del nordeste de Bali no se ha visto afectado por el virus, que ha causado más de 434.000 muertos y contagiado a casi ocho millones de personas en el mundo. 

“Los ritos funerarios siguen siendo los mismos, pero ahora debemos llevar mascarillas”, explica Wayan Arjuna, el jefe de esta localidad, situada a orillas de un lago, junto al volcán Batur. 

“Tenemos miedo de contraer el virus”, pero las tradiciones no cambiarán, abunda.

El lugar, sin embargo, fue cerrado temporalmente a los turistas para evitar el contagio.

A diferencia del resto de la población de Bali, de mayoría hinduista y que practica la incineración, o de otros indonesios cristianos o musulmanes que entierran a sus muertos, los habitantes de Trunyan tienen ceremonias funerarias específicas.

Ellos dicen seguir el hinduismo, pero sus creencias se mezclan con el animismo y tradiciones propias de la zona.

Dejando los cuerpos de sus familiares al aire libre para que se descompongan de forma natural, piensan que los difuntos permanecen cerca de ellos.

“Nos sentimos más conectados a los que hemos perdido”, explica Wayan Arjuna. 

“Cuando mi abuela murió, tenía la impresión que estaba a mi lado”.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído