Suecia: se archivó el caso de asesinato de Olof Palme tras morir el principal sospechoso

El ex primer ministro sueco fue muerto en Estocolmo el 28 de febrero de 1986 a los 59 años cuando regresaba a su casa caminando en compañía de su mujer tras salir del cine, sin guardaespaldas, de los que había prescindido esa noche.

833

Más de treinta años después, la fiscalía sueca anunció el miércoles el archivo del caso del asesinato en 1986 del primer ministro Olof Palme, ya que el principal sospechoso está muerto, pasando así una de las páginas más sombrías de la historia moderna Suecia.

El sospechoso, Stig Engstrom, entonces publicista conocido por su oposición feroz a las políticas de izquierda de Olof Palme, falleció en 2000 a los 66 años.

Olof Palme, carismático dirigente socialdemócrata, fue asesinado a sangre fría en Estocolmo el 28 de febrero de 1986 a los 59 años cuando regresaba a su casa caminando en compañía de su mujer tras salir del cine, sin guardaespaldas, de los que había prescindido esa noche.

Más de 10.000 personas han sido interrogadas en los últimos años, y 134 confesaron el crimen, cuyas investigaciones ocupan 250 metros de estanterías. El arma del crimen nunca ha aparecido.

El asesinato supuso un terrible impacto en los suecos y el país “perdió su inocencia” ese día.

El fiscal encargado del caso, Krister Petersson, señaló que considera a Engstrom como el principal sospechoso.

Pero “como la persona está muerta, no puedo entablar un proceso ni interrogarlo, por lo que he decidido archivar el caso”, declaró en una conferencia de prensa virtual.

Engstrom, que en el momento del asesinato de Palmer tenía 52 años, fue interrogado como testigo al principio de la investigación, pero la policía lo consideró poco fiable ya que cambió de versión varias veces.

La prensa baraja que cambió de versión para tratar de confundir las pistas.

El hijo de Palme, Marten, que considera a Engstrom culpable del magnicidio, declaró a la radio sueca que “dada la situación actual, creo que es razonable archivar el caso”.

Otra persona, Christer Petersson -un delincuente toxicómano sin relación con el fiscal- fue condenado por el crimen en julio de 1989 después de que la viuda de Palme lo identificara en un proceso muy polémico. 

Petersson fue liberado por un tribunal unos meses después por falta de pruebas. Su testimonio fue debilitado por las condiciones, llenas de irregularidades. Falleció en 2004.

Lisbeth Palme, la viuda del primer ministro, que le reconoció formalmente, falleció en 2018.