La Nación

Inicio » Reportaje

  Viagra cubano encendió la cama de los chilenos

  Por sus efectos amatorios, la pastilla se ha popularizado en muchos países. Éxito comercial en Chile, el laboratorio que lo produce en Santiago asegura que mejora la función sexual en hombres y mujeres. El ex Presidente argentino Carlos Menem y actores como Cristián García-Huidobro y Juan Falcone lo han probado. LND hizo un estudio de mercado para sus lectores.

Domingo 18 de octubre de 2009| por Gabriel Angulo/La Nacin Domingo

Durante años, el PPG fue simplemente una sigla que se paseó de boca en boca entre los chilenos que alguna relación tenían con la isla de Fidel.

Quienes viajaban a Cuba se encargaban de traer a sus amigos la pastillita milagrosa, aquel elíxir de la felicidad al que se atribuían las claves para entender la fogosidad de los isleños caribeños.

Hoy, cuando las relaciones comerciales se han intensificado con Cuba, en Chile ya existe un laboratorio que tomó la representación del medicamento y promete extender su uso entre hombres y mujeres de todas las edades que buscan lo mismo: mayor placer sexual.

El PPG (Policosanol) o Viagra cubano, es un medicamento natural extraído de la caña de azúcar -la mismísima planta de la que se hace el otro gran milagro cubano: el ron- que, como primer efecto, previene las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, y como segundo, enciende pasiones.

La mítica fama de los efectos carnales de la pastillita ya ha recorrido el mundo gracias a la publicidad que, de voz en voz, han hecho de él los turistas ansiosos de obtener este producto en las farmacias de la isla, donde la tira de 10 grageas se vende a 650 pesos chilenos.

Actualmente en las farmacias nacionales, la caja de 30 comprimidos se vende a 19 mil pesos.

Sus principales promotores fueron los españoles, quienes en una conocida guía de viajes consignaban las bondades del turismo de salud.

En este libro, uno de los más usados por los 118.000 españoles que cada año viajan a la isla, se afirma que el PPG era un medicamento que "hace disminuir el colesterol y la hipertensión arterial y que, como efecto secundario, remedia la disfunción sexual".

Pero la llegada del Viagra cubano al mercado chileno fue hace 15 años. Llegó silencioso, apenas voceado por vendedores fantasmas, turistas matuteros y amantes solidarios. Fueron ellos quienes comenzaron a dar fe de los milagrosos efectos en su versión de 20 mg.

Tras su lanzamiento oficial, ceremonia en la que el humorista Álvaro Salas bautizó al PPG como "producto para gozar", su uso se masificó alcanzando también a las mujeres y los más jóvenes.

Según estudios de mercado del Laboratorio Bagó, que produce el fármaco, hasta ahora se han vendido más de 9.000 cajas, es decir, 250.000 comprimidos para 250.000 actos de amor.

En esas mismas investigaciones preclínicas se demostró que al administrar PPG a ratas machos, "se produjo un incremento del número de montas y erecciones peneanas".

Como si sus bondades y beneficios no fueran suficientes, también está la versión diet del PPG, un producto que tiene efectos hipocolesterolémicos, antiateromatosos, antiagregantes, antiisquémicos, antitrombóticos, es decir, ayuda a bajar de peso y mejora la potencia muscular.

Reynaldo Becerra, director médico de Laboratorio Bagó, asegura que "por sus efectos amatorios, la pastilla se ha popularizado no sólo en Chile, sino que en muchos países donde está a la venta. Está claro que mejora la función sexual, tanto en hombres como en mujeres. También la función celular hipocolesterionante", agrega.

A diferencia del promocionado Viagra convencional, el PPG actúa como reconstituyente y no como un reflejo inmediato de erección.

Es decir, mientras el primero actúa en forma inmediata, en el segundo se requiere un consumo diario y al largo plazo. Otra diferencia es que el PPG no genera arritmias cardíacas.

CORAZÓN Y PLACER

El corazón late más fuerte cuando la pasión se enciende. Sin embargo, el PPG estimula una sensación de tranquilidad y vigorosidad sin alteraciones cardíacas. Bien lo sabe el actor cubano de teleseries Juan Falcón (44), quien fue rostro del producto.

Es tal su reconocimiento, que hasta el ex marido de Cecilia Bolocco y ex Presidente de Argentina, Carlos Menem, importaba el PPG desde Cuba, siendo uno de los consumidores VIP del medicamento, según lo reveló la periodista trasandina Olga Wornat, autora de "Menem, La vida privada" y "Menem-Bolocco S.A.".

El actor Cristián García-Huidobro cuenta a LND que, aunque en una época lo consumió mucho, ahora le ha costado encontrarlo en el mercado.

"Es buenísimo, porque no solamente es un estimulador sexual, sino que también limpia la sangre y entrega mucha energía y vigor", confiesa.

El actor y actual candidato a senador dice preferir este producto a otros porque "no produce cucharazos como el Viagra" y le permite controlar, de mejor manera, sus tiempos y ritmos en la cama. "Por eso nunca he pasado vergüenza con esta pastilla", asume.

Los fabricantes del producto aseguran que el fármaco reduce el colesterol entre 20 y 30% y que eleva el HDL (colesterol bueno), entre 8 y 15%.

Esto llevó a Osvaldo Ponce, 60 años, jubilado de La Reina, a consumir PPG dos veces al día. "Me lo recomendó un amigo, lo tomé y ahí supe que surtía un efecto similar al del Viagra. Con él, mi actividad sexual ha mejorado bastante", confesó.

Por el mismo motivo, la estilista Gloria Guerrero (60) lo ingiere desde hace tres años. "Mantiene mi nivel de colesterol regulado, además es un producto natural y me tiene bastante prendida en materia sexual", reconoce la mujer.

HIPERSEXUALIDAD

El aumento explosivo del consumo de estos productos en personas entre 25 y 40 años de edad se debe a una tendencia cultural, donde las exigencias para rendir sexualmente son cada vez mayores.

"Hay una suerte de ignorancia, de compulsión, motivada por la cultura sexual en los medios que, lejos de estar representando la realidad, la distorsiona creando falsas expectativas. Existe una especie de apología a la hipersexualidad, que como todo fenómeno de la especie humana, tiene ciertos límites, pero que implican el aumento de la frecuencia del sexo", explica el sexólogo Roberto Rodríguez.

"Los jóvenes consumen productos como el Viagra para tener una mejor performance sexual y no quedar mal parado frente a una dama", agrega el urólogo Miguel Ángel Cuevas del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Todos coinciden en que el producto estrella, el Viagra, ha sido una revolución. "Vendría siendo como la pastilla anticonceptiva masculina", indican. Lo dicen porque millones de personas en el mundo la han probado.

El 80% de ellos, ha superado la impotencia y ha aumentado la confianza. Lo único negativo de la droga es su alto costo. "Si fuera más barato, casi todo el mundo lo tomaría para tener una buena experiencia sexual", afirma Cuevas.

Erecto deseo

El placer se percibe corporalmente, pero surge a partir de una evocación mental. Imágenes eróticas que despiertan la libido. Sin ese anhelo por tener relaciones sexuales, simplemente no hay erección, aseguran los expertos. "Hay hombres que no experimentan el deseo, casi como patología sicológica, entonces, ellos suelen ser impotentes. Aunque les des Viagra, no les pasa nada. Toda erección está supeditada al deseo sexual", explica el doctor Roberto Rodríguez.

No obstante, los expertos advierten que aunque estos fármacos no tienen contraindicaciones en los jóvenes, porque "no está demostrado que provoque daño orgánico preciso", sí pueden producir adicciones en personas con baja autoestima, que temen no rendir 100% en la cama. "Las personas que consumen en exceso el Viagra, se vuelven dependientes de este medicamento. Eso bloquea la capacidad de recuperación corporal y podría derivar en daños cardíacos", explica el sexólogo Mauricio Salas. Entre los múltiples sustitutos del Viagra, destacan algunos otros con llamativos nombres como "Falom", "Vigorex", "Helpin" o "Selerup".

En general, los especialistas recomiendan a los jóvenes adquirir Viagra o medicamentos afines sólo cuando padezcan de disfunción eréctil o de algún problema psicológico. Siempre debe ser consumido moderadamente y bajo consulta médica.

Comentarios »

Los comentarios publicados están sólo en plataforma de Facebook y La Nación S.A. no se hace responsable de su contenido ni aplicará edición a ellos. No obstante, se reservará el derecho de administrar las listas de comentarios cuando éstos presenten ofensas personales.
Los usuarios que se sientan afectados por algún comentario también pueden usar la misma plataforma de Facebook para denunciarlos en caso que los consideren ofensivos o denigrantes.
Los artículos publicados bajo la etiqueta de Opinión son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente representan la línea editorial Nación.cl

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860
Oficina 183, Providencia, Santiago, Chile
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Samuel Romo Jara
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.