28 Mayo 2022 23:14
Home Columnistas La violencia, una pandemia secreta

La violencia, una pandemia secreta

(Consuelo Contreras, directora ejecutiva de Corporación Opción): En una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer es urgente poner fin al silencio, naturalización y tolerancia a la violencia sexual contra niñas y mujeres.

Consuelo Contreras, directora ejecutiva de Corporación Opción.

La violencia es la pandemia secreta que ataca a las mujeres desde muy temprana edad y frente a ella se paraliza una sociedad perpleja que calla y no actúa.

Del total de niñas atendidas por la Corporación Opción durante 2022, un 84% fueron atendidas por ser víctimas de violencia, incluido el abuso sexual. Los atacantes, en materia de violencia sexual, son siempre personas cercanas y de confianza, padres biológicos, abuelos, otros familiares o conocidos y, en el último, lugar se ubican los desconocidos que atacan de improviso.

No cabe duda que la gran mayoría de las niñas y niños viven una experiencia de protección y afecto con sus padres, basadas en el apego como una forma vinculación que, enmarcada en el afecto, permite también proteger, calmar, satisfacer necesidades y acoger. Esto, no solo basándose en el amor hacia las hijas, sino también en la responsabilidad de su cuidado. Sin embargo, sabemos también que existe un porcentaje de niñas, que puede rondar entre el 6% y 8%, cuya vida al interior de su hogar se ha transformado en un horror.

En la adolescencia, la violencia sexual se traslada a las calles y el transporte público, donde me atrevería a decir que todas, sin excepción, hemos recibido algún tipo de ataque, que ya está normalizado para la sociedad. A ello se comienzan a sumar diferentes formas de agresión, incluidos los ataques de hombres en grupo concertados para violar, (conocidos coloquialmente como “manadas”), que sólo hace un par de años han comenzado a salir a la luz pública.

En 2021, el Tribunal Constitucional emitió un fallo en relación a la Ley de Garantía de los Derechos de la Niñez, que expresó que, tanto la educación sexual laica y no sexista, como la autonomía progresiva (ejercer los derechos por una misma en la medida del avance en el desarrollo y madurez), eran inconstitucionales y que las relaciones familiares están desreguladas jurídicamente.

Ello nos indica la urgencia de una nueva Constitución que contenga los principios y normas necesarias para construir una sociedad que fortalezca los niveles de protección hacia las mujeres, desde el inicio de su vida.

En una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer es urgente poner fin al silencio, naturalización y tolerancia a la violencia sexual contra niñas y mujeres.

Consuelo Contreras, directora ejecutiva de Corporación Opción.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído