Presidenta de Enap dimite luego que Contraloría cuestionara conflicto de interés

María Loreto Silva renunció luego que el órgano contralor emitiera un duro pronunciamiento sobre incompatibilidad del cargo con sus vínculos con el estudio jurídico que ha representado a Hyundai y Nuevo Pudahuel en litigios contra el Estado.

2083

La abogada María Loreto Silva renunció a la presidencia del directorio de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), luego que la Contraloría General de la República diera a conocer un duro pronunciamiento sobre conflictos de interés y probidad.

Silva, quien fue ministra de Obras Públicas en el primer gobierno de Sebastián Piñera, estaba al frente de Enap desde marzo de 2018.

La Contraloría emitió una resolución tras ser oficiada por los diputados Leonidas Romero (RN) y Gabriel Ascencio (DC), quienes cuestionaron a Silva en su calidad de socia del estudio jurídico “Bofill, Escobar, Silva abogados”, debido a que dicho conglomerado legal ha representado a Hyundai Engineering & Construction -a cargo de la construcción del Puente Chacao- y a la concesionaria Nuevo Pudahuel en conflictos con el Estado.

En el documento se indica que Silva asumió la dirección de Enap, pese a que la ley de Bases de la Administración del Estado establece al menos una inhabilidad ética: “Conforme a la información que se ha tenido a la vista, doña María Loreto Silva Rojas aparece vinculada a la sociedad Asesorías Bofill Escobar Limitada, a través de Asesorías MLSR SPA, como también sucede que don Jorge Bofill García (hijo) quien se relaciona con aquella con la sociedad, por medio de Asesorías e Inversiones BG”.

“Los funcionarios tienen derecho a ejercer libremente cualquier profesión, industria, comercio u oficio conciliable con su posición en la administración (del Estado), siempre que con ello no se perturbe el fiel y oportuno cumplimiento de sus deberes funcionarios y sin perjuicio de las prohibiciones o limitaciones establecidas por ley“, sentenció el órgano contralor.

Desde el organismo que dirige Jorge Bermúdez se añadió que “son incompatibles con el ejercicio de la funciones públicas las actividades particulares de las autoridades o funcionarios (…) en la representación de un tercero en acciones civiles deducidas en contra de un organismo de la administración del Estado”, comprendiendo a “todas las entidades que la integran y no se limita solo al órgano en el cual desempeña labores”.

Silva dio a conocer su dimisión durante la tarde del viernes al directorio, luego de haber dialogado con el Presidente Piñera.

La compañía, por su parte, dio a conocer la renuncia a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

“Informo a usted en carácter de hecho esencial que con esta fecha se ha recibido la renuncia a la presidencia del directorio de la sociedad de la señora María Loreto Silva Rojas”.

Silva, en tanto, envió una carta a los trabajadores. “No quiero embarcar a Enap en una nueva contingencia política, como consecuencia de la tramitación de un proyecto de ley presentado por algunos parlamentarios, para prohibir que ejerzan el cargo de director de empresas del Estado a quienes sean socios de estudios jurídicos”, explicó.

“No es justo ni conveniente distraer los esfuerzos de Enap en lo realmente importante, que es asegurar continuidad de servicios en tiempos de pandemia y continuar en la senda de transformación y modernización que hemos iniciado para darle viabilidad y permitirle cumplir con éxito el rol que Chile ha encomendado”, remarcó.