18 Agosto 2022 06:18
Home Columnistas Profesor Humberto Maturana Romecín: Un valor nacional

Profesor Humberto Maturana Romecín: Un valor nacional

La trascendencia de su legado científico y filosófico sobre la organización de los seres vivos, que como biólogo supo direccionar desde su laboratorio, como académico del Departamento de Biología, y sus posteriores investigaciones que se extendieron al campo de las relaciones sociales y el lenguaje, ya forman parte del conocimiento mundial y lo posicionan como un destacado pensador de nuestro tiempo (Dr. Raúl Morales Segura, decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile).

Dr. Raúl Morales Segura, decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

Con el fallecimiento del profesor Dr. Humberto Maturana Romecín, la comunidad universitaria de la Facultad de Ciencias despide al último de sus fundadores, quien desde el año 1965 estuvo ligado a los destinos del Departamento de Biología, en donde se desarrolló como un académico, científico y docente.

El profesor Maturana constituyó una generación visionaria por hacer de la Ciencia en Chile un campo de formación profesional y de proyección nacional, en un momento en que los países del primer mundo, tras los desvastadores efectos de la Segunda Guerra Mundial, comenzaran a mostrar las ventajas que proporcionaban el conocimiento científico y tecnológico en el desarrollo económico y social de sus países.

De ahí que la fundación de la Facultad de Ciencias representa la última iniciativa de constituirse como Facultad por decreto de ley del Ministerio de Educación, en donde estos prominentes científicos que regresaban a Chile requerían de un espacio apropiado para la continuidad de sus estudios. Así, tras haber seguido perfeccionamientos en el extranjero, como lo fue la experiencia del profesor Maturana con su paso por  el University College of London (1954), el haberse doctorado en la  Universidad de Harvard (1958), y posteriormente desempeñarse como investigador asociado en el Massachussets Institute of Technology (1958-1960), fueron retornando al país, y en su caso, integrarse a la Universidad de Chile en 1960.

Son numerosos sus discípulos, tanto en el campo experimental que tempranamente desarrolló en el estudio experimental de la visión de las palomas, como en la biología del conocer y sus investigaciones sobre la organización de los seres vivos, con su famosa teoría de la autopoiesis, desarrollada con otro gran científico de nuestra Facultad, Francisco Varela (Q.E.P.D.).

La trascendencia de su legado científico y filosófico sobre la organización de los seres vivos, que como biólogo supo direccionar desde su laboratorio, como académico del Departamento de Biología, y sus posteriores investigaciones que se extendieron al campo de las relaciones sociales y el lenguaje, ya forman parte del conocimiento mundial y lo posicionan como un destacado pensador de nuestro tiempo.

Su razonamiento descansó siempre en el modelo biológico experiencial, como base de los componentes que permiten acoger la vida en un espacio de configuraciones y que, definiendo sus propios límites, da acogida a la reproducción de sí misma. Por ello, es que también puso su acento en la organización de las sociedades humanas y su interacción con la naturaleza como parte fundamental de su entorno. Su modelo organizacional se extendió por muchos seguidores hacia otros ámbitos del conocimiento cibernético, social y ambiental.

Su larga existencia (92 años), nos permitió seguir asistiendo al desarrollo de sus reflexiones que, en las últimas tres décadas, volcó desde la organización de los seres vivos hacia la sociedad humana y su Biología del Amor, cambiando los paradigmas sociales instalados sobre la base de una convivencia discriminatoria y de desarrollo competitivo por uno esencialmente colaborativo y de respeto entre personas que se dignifican con su actuar y que se reconocen como seres pensantes.

A nosotros nos queda, en la conformidad de su partida, la satisfacción de haber experimentado una vida académica extensa e intensa junto a él. Es por ello que, a su familia, les expresamos nuestros más sentidos agradecimientos, por la oportunidad de haber compartido parte de su existencia, de quién llegara a ser un integrante ilustre de nuestra familia académica y científica por tantos años.

Dr. Raúl Morales Segura, decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído