04 Julio 2022 05:13
Home Tendencia Urbanista recorre el mapa de un desconfinamiento posible para Santiago y el...

Urbanista recorre el mapa de un desconfinamiento posible para Santiago y el futuro de la ciudad

Genaro Cuadros, arquitecto y director del Laboratorio Ciudad y Territorio, advierte, respecto al caso europeo, los riesgos de un relajo de las medidas en el que la infraestructura no está al nivel de las metas sanitarias. Señala también las oportunidades que brinda pensar las ciudades desde dichas carencias.

El desconfinamiento presentado por el Gobierno en su plan Paso a Paso anticipó una especie de largada de carreras tras una larga cuarentena que, incluso por la fuerza, ha mantenido al país en vilo en lo que va de la pandemia del coronavirus.

Este periodo de transición que permite un regreso escalonado a la vida antes del Covid-19 para comunas como Colina, La Reina, Las Condes, Lo Barnechea, Ñuñoa, Tiltil y Vitacura en la Región Metropolitana y otras dos de la Región de Valparaíso ha sido abordada desde una perspectiva sanitaria, obviamente. Sin embargo, a juicio de urbanistas como Genaro Cuadros, adolece de una mirada de ciudad. Tal como, previo al primer brote en Chile, asuntos logísticos, de infraestructura, culturales y otros no habían sido considerados en caso de una situación inédita como ésta.

La pandemia dejó en evidencia una serie de vulnerabilidades en estas materias, cree el arquitecto y director del Laboratorio Ciudad y Territorio. Desde la movilidad, el acceso a los servicios y la distribución de amenidades urbanas que hacen a las ciudades viables como tal, explica. Por eso, al ser consultado por el regreso a una normalidad, como lo era antes de marzo, se muestra algo escéptico.

 “Lo primero que hay que considerar es la experiencia extranjera y lo doloroso que pueden ser los rebrotes producto de un desconfinamiento mal ejecutado. Nosotros estamos viviendo este proceso de la pandemia de manera desfasada, hay una oportunidad ahí de actuar ante lo que, en España o Francia, han sido altos peaks de contagio respecto al primer periodo de contagio”, explica.

Desde la planeación territorial, Cuadros sostiene que el principal objetivo de un desconfinamiento como el planteado, exige revisar la operación de los medios de transporte público y una estrategia que evite aglomeraciones a través de, por ejemplo, fiscalizando paraderos, llevando la distancia social a los asientos del Metro y los buses o asegurar una frecuencia de servicios como los aspectos más relevantes. En la misma línea favorecer y estimular modos activos de transporte como la bicicleta, la caminata a través de la mejora de ciclovías y paseos peatonales, cree.

En cuanto a la organización del espacio público, el experto en ciencias aplicadas al urbanismo y el desarrollo del territorio, plantea que un punto capital de todo lo anterior es la gestión del retorno a clases. Tanto de la población escolar como de la educación superior.

“La evidencia nos ha mostrado que, en el resto del mundo, una vez acabado el confinamiento aparece una suerte de euforia de parte de las personas que los lleva a ocupar el espacio público en verdaderas aglomeraciones. Es lo que hemos visto en Londres o Barcelona, por ejemplo”, advierte.

El urbanista cree que el mensaje con que debe prepararse este regreso a lo cotidiano debe concentrarse en fortalecer en la ciudadanía los hábitos aprendidos en cuarentena y el cumplimiento de normas mínimas de autoprotección como el uso de mascarillas y fortalecer los protocolos de atención en servicios críticos, de acuerdo a la experiencia reciente.

LAS CIUDADES DEL FUTURO DESPUÉS DEL COVID

Genaro Cuadros llama a considerar esa experiencia y sumarla a la memoria de la planificación urbana del último medio siglo. Muchas de esas malas decisiones son la razón de que hoy, para el habitante periférico, sea imposible encontrar trabajo cerca de casa o acceder al teletrabajo por vivir en sectores donde, con suerte, llegan las redes de internet. Esto es hoy un nuevo marcador de injusticia social para esta, una de las ocho capitales más desiguales del ranking OCDE, define el urbanista.

“Hace casi 40 años que vivimos una profunda segregación socioespacial y una injusta distribución de los servicios públicos en las regiones respecto a la capital. Carencias en cuanto a áreas verdes, equipamiento, espacios físicos públicos que den la posibilidad de contactarse con otros, un mejor acceso a la empleabilidad, etc. Esto es algo que ha ido agudizándose y constituye uno de los principales desafíos para la gestión de las ciudades en el futuro”, agrega.

Señala, finalmente, un punto relevante dentro de la conversación sobre el regreso desde el largo confinamiento. Algo que había permanecido en el punto ciego del ojo y que se refiere a la importancia que tiene en la estructura urbana la economía social y los cuidados asociados a los roles de género. Cuadros observa que la rutina puertas adentro dejó de manifiesto que, en la planeación tanto del hogar como de las ciudades, la mujer tiene un rol fundamental que debe ser considerado en la política pública.

“Son ellas quienes se hacen cargo de muchos de estos asuntos que, en la cuarentena, hemos podido experimentar quienes hemos realizado teletrabajo. Es algo que literalmente explotó al sumar al trabajo remoto la sobrecarga del cuidado familiar y las labores domésticas. Para lo que viene, para conseguir retomar de manera equilibrada la planeación de las ciudades tenemos una oportunidad única para hacernos cargo de asuntos como estos que la pandemia resituaron en la agenda política y técnica”, explica el arquitecto.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído