Chileno sospechoso del crimen de japonesa seguirá esperando su extradición en libertad

La Corte Suprema ratificó la exención de prisión preventiva a Nicolás Zepeda, quien es acusado por la justicia de Francia de asesinar a su exnovia Narumi Kurosaki, el 5 de diciembre de 2016 en Besançon.

2195

La Corte Suprema ratificó este martes el fallo que rechazó la prisión preventiva para el sospechoso de la desaparición de una estudiante japonesa en 2016, quien espera su extradición para ser juzgado en Francia.

En su cuenta de Twitter, el Poder Judicial informó que la “Corte Suprema mantiene cautelares de firma semanal y arraigo para Nicolás Zepeda a la espera de su extradición a Francia”.

Zepeda está acusado del asesinato de la japonesa Narumi Kurosaki, su exnovia, desaparecida en la madrugada del 5 de diciembre de 2016 en Besançon, ciudad del este de Francia.

El chileno de 29 años se encuentra en libertad bajo medidas cautelares de arraigo nacional, lo que le impide salir de Chile y lo obliga a presentarse una vez por semana ante la policía.

La Fiscalía Nacional había apelado ante la Segunda Sala de la Corte Suprema esas medidas, adoptadas hace dos semanas por el juez titular del caso, Jorge Dahm, quien evaluó que el sospechoso no presenta un “peligro inminente de fuga”.

La justicia autorizó el 18 de mayo pasado la extradición de Zepeda, de 29 años, para ser juzgado en Francia por el asesinato de Kurosaki, con quien había sostenido una relación sentimental por espacio de un año.

Pero la fecha en que se haría efectiva la extradición aún no ha sido determinada debido a que ambos países mantienen cerradas las fronteras por la pandemia del nuevo coronavirus.

“Continúan las coordinaciones para que las autoridades francesas vengan a buscarlo para su traslado a Francia donde debe ser finalmente juzgado”, dijo el representante del Estado francés en el proceso, Antonio Segovia, director de cooperación internacional y extradiciones de la Fiscalía chilena, en un mensaje difundido a la prensa.

Zepeda y Narumi, de 21 años, estaban distanciados antes de su desaparición y ella había iniciado un noviazgo con un estudiante francés.

Según la investigación de la justicia de Francia, Zepeda viajó especialmente desde Chile para cometer el crimen.

Durante los alegatos de extradición, la justicia francesa indicó que la noche del supuesto crimen, el joven chileno la invitó a comer y luego fue con ella hasta la vivienda estudiantil de Besançon.