11 Agosto 2022 11:23
Home Internacional Pensando que era un juego: La manera en que huyeron unos niños...

Pensando que era un juego: La manera en que huyeron unos niños ucranianos de un orfanato a Polonia

Los menores estaban ubicados en la ciudad de Kovel, y se trasladaron hasta un edificio en la ciudad polaca de Lodz. El viaje duró casi 8 horas en total, y según la directora del orfanato, fue "muy duro", esforzándose en todo momento para que los niños no se percataran de la realidad.

Conmoción ha sido lo que ha generado en todo el mundo, un reciente caso que se conoció en la crisis de Ucrania, en donde entre tantas historias conmovedoras que han salido a luz, esta vez, los protagonistas fueron unos niños ucranianos de la ciudad de Kovel, que fueron trasladados hasta Polonia, y les hicieron creer en todo momento que su huida formaba “parte de un juego”.

El grupo de 35 niños, salió junto a sus tres cuidadoras, quienes les instruyeron que debían estar con los ojos vendados para “jugar” a una versión de las escondidas que habían estado “practicando hace un par días”. Asimismo, si los menores escuchaban sirenas, debían ser rápidos y esconderse en el sótano, pero realmente, las cuidadoras pretendían que llegaran corriendo al autobús que los trasladaría, y así huir lo antes posible.

La directora del orfanato, Halina Jowic, le dijo a los niños que como premio a este juego, “nos vamos de vacaciones a Polonia“. A la vez, reconoce que el viaje, el cual duró casi 8 horas, fue “muy duro”, e hicieron todos sus esfuerzos para que no se pudieran dar cuenta de la realidad que estaban viviendo, con las fuerzas rusas que intensifican sus bombardeos de manera progresiva.

Al llegar a la frontera con Polonia, los niños debieron cruzar a pie, y ahí se juntaron con otro grupo de huérfanos que también estaba huyendo. En total, eran 94 menores de entre 3 y 16 años, los cuales fueron trasladados por unos autobuses que envió la Fundación Happy Kids a la frontera.

Todos los niños se encuentran actualmente en un edificio en la ciudad polaca de Lodz, el cual estaba prácticamente vacío. El lugar, cuenta con grupo de voluntarios montando mobiliario, dos cocineras, y varias educadoras.

Una de las cuidadoras de los niños, la veinteañera Irina Chosik, expresa con tristeza que “solo queremos volver a Ucrania, esto está siendo una pesadilla, aunque los polacos nos han dado todo (…) no se me olvida cómo ese día empezaron a lanzarse bombas y escucharse disparos, cuando la guerra empezó“.

Por su parte, la directora Jowic, realiza un llamado manifestando que “necesitamos una zona de exclusión aérea para que los niños puedan salir de Ucrania, hay que parar los bombardeos para sacar a niños y mujeres”. Cabe destacar, que Ucrania tiene más de 150.000 niños en hogares de acogida.

La directora, agradece el que todos estos niños puedan refugiarse en el edificio, y congrega a todos los menores en un cuarto para cantar el himno de Ucrania. “Hemos hecho todo lo posible y parece que, por ahora, la mayoría no se ha dado cuenta de la guerra”, celebra Jowic.

- Anuncio -
60,798FansLike
5,800SeguidoresSeguir
336,000SeguidoresSeguir

Lo Más Leído