Minneapolis se prepara para despedir a George Floyd

Desde este jueves se iniciarán los homenajes y servicios fúnebres en honor del ciudadano afroamericano muerto por la policía y que se llevarán a cabo en dos estados en el transcurso de seis días.

1156

Minneapolis se prepara este jueves para despedir a George Floyd, un ciudadano negro cuya muerte a manos de un policía blanco el 25 de mayo generó un movimiento de protestas no visto en décadas en Estados Unidos.

La ola de protestas -que se produce a cinco meses de las elecciones y en medio de la pandemia de coronavirus- se intensificó el lunes cuando el presidente Donald Trump amenazó con movilizar al ejército para restaurar el orden después de que protestas pacíficas durante el día derivaron en disturbios nocturnos. 

Los desórdenes obligaron a muchas ciudades de declarar toque de queda y a nivel nacional han sido detenidas 10.000 personas, según medios locales, pero no hay balance de heridos o de muertos ya que algunos incidentes al margen de las protestas todavía están siendo investigados.

Los servicios fúnebres en honor a Floyd se llevarán a cabo en dos estados en el transcurso de seis días. Primero se realizará este jueves un servicio conmemorativo en Minneapolis, según informó el abogado de familia, Ben Crump.

El reverendo Al Sharpton ofrecerá una elegía en homenaje, que tendrá lugar en el Santuario Frank J. Lindquist, de la Universidad North Central.

El lunes 8 de junio se llevará a cabo un homenaje público, desde el mediodía, en la iglesia Fuente de Alabanza, en Houston, dijo el Centro de Planificación de Fort Bend Memorial en un comunicado.

Y el martes 9 de junio, se realizará un servicio privado en un lugar no revelado.

“AGRIDULCE”

Sharpton, que está a cargo de la elegía para Floyd, se reunió con la familia del fallecido el miércoles

“Mañana vamos a exponer cómo nos movilizaremos a nivel nacional en el nombre de George Floyd, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y otros”, dijo el activista. Arbery falleció en febrero tras recibir disparos de habitantes blancos del barrio donde había salido a correr, en Georgia; Taylor, una mujer negra, murió tras recibir un disparo cuando la policía entró en su casa en marzo en Kentucky.

El caso de Floyd revivió heridas y miedos sobre el racismo y la violencia policial en Estados Unidos, que dio pie al nacimiento del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) en 2013.

La familia de Floyd agradeció las movilizaciones en un comunicado e indicó que los arrestos de los agentes que estaban libres y los nuevos cargos imputados constituyen un momento “agridulce” y un “significativo paso en el camino hacia la justicia”.